El asesinato del joven Ariel Fernando Ríos, conocido como el crimen del playero, fue elevado a juicio por el juez de Garantías de Metán, Mario Dilascio. Después de una pésima investigación en la instrucción, durante la cual fueron detenidos varios sospechosos, y finalmente apresaron a Javier Hernán Pino, acusado por el delito de "homicidio criminis causa".
La Sala II del Tribunal de Juicio de Metán, a cargo del juez Sebastián Fucho, será la encargada de llevar a cabo las audiencias de debate. Ariel Ríos fue hallado sin vida el 13 de julio del año pasado en una estación de servicio sobre la ruta 16, cerca de El Galpón. Antes del trágico final Ríos descansaba en una reposera cerca de los surtidores de combustibles, cuando fue asesinado de un disparo con una 9mm.
La autopsia indicó que el playero falleció por un disparo de arma de fuego con orificio de entrada en la zona izquierda del parietal, sin orificio de salida. El criminal había entrado a robar y sustrajo lo recaudado el día anterior de la caja de seguridad. Pino fue detenido en Santiago del Estero y se le secuestraron dos armas de fuego, una de las cuales, según la pericia balística, coincide con la utilizada en el hecho.
Antes de la detención del imputado, la investigación recayó en distintos sospechosos, entre ellos el cabo Víctor Navarro, quien luego fue sobreseído pero continúa privado de su libertad acusado de robar en Joaquín V. González.
Antes de la liberación de los supuestos responsables del hecho, sus familiares habían salido a reclamar y a manifestarse en contra de la Justicia salteña y el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), que una vez más mostraron falencias en la investigación inicial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora