El Banco Central eliminó el tope que existía para la compra o venta de moneda extranjera en efectivo, que era de 2.500 dólares mensuales para residentes y de 10 mil dólares para no residentes. A través de una circular fechada en el último día de 2016 - pero que se conoció este viernes- la autoridad monetaria dispuso que quien lo desee, podrá ir a comprar moneda extranjera cualquier banco, no solo a aquel del cuál sea cliente. El texto distribuido a los bancos por el Central dispone que "por las compras de billetes en moneda extranjera y de divisas por los conceptos señalados que superen el equivalente de 2.500 dólares por mes calendario en el conjunto de las entidades autorizadas a operar en cambios, la operación sólo puede efectuarse con débito a una cuenta a la vista abierta en entidades financieras locales a nombre del cliente". También se podrá realizar "con transferencia vía MEP a favor de la entidad interviniente de los fondos desde cuentas a la vista del cliente abiertas en una entidad financiera, o con pago mediante cheque de la cuenta propia del cliente". De esta manera, quedó sin efecto el trámite de transferencia bancaria, por lo cual muchas entidades financieras vendían divisas sólo a sus clientes. La medida se encuadra en la liberalización del mercado de cambios que ha impulsado el Gobierno a lo largo de su poco más de un año de gestión. Según publicó este viernes el matutino El Cronista, con esta decisión del Banco Central volvieron los "coleros": se llama así a los empleados de "cuevas" del microcentro porteño que se dedican a comprar dólares en los bancos para revenderlos luego en el mercado ilegal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...