La diputada nacional por la Coalición Cívica Elisa Carrió cuestionó el gesto del Papa Francisco de enviarle un rosario bendecido a la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala, quien se encuentra detenida en Jujuy, al considerar que "es peligroso alimentar la violencia sobre todo desde el plano espiritual".
El rosario fue enviado por medio de un colaborador de Sala en la ciudad de Buenos Aires.
En una publicación en las redes sociales, Carrió mostró su descontento con la actitud de Jorge Bergoglio e hizo un llamado "desesperado a la no violencia" y a "defender al presidente" Mauricio Macri.
"Este es un llamado desesperado a la no violencia. Es sumamente peligroso alimentar la violencia sobretodo desde el plano espiritual", enfatizó la legisladora nacional.
Según subrayó, "hay que defender al Presidente de la Nación, que busca la pacificación y que fue electo por vía democrática, es preciso no generar confusión".
"Espero de los obispos de Argentina ya no en el Papa. A Roma no voy. Un beso. Lilita", finalizó Carrió en un breve mensaje.
La diputada de la Coalición Cívica y aliada de Macri en el frente Cambiemos se expresó de esta forma luego de que días atrás el Papa le enviara un rosario bendecido a Sala y dejara trascender su preocupación por la detención de la dirigente kirchnerista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...