Imagino un lugar arriba en los valles Calchaquíes donde el río Luracatao crece ruidoso en verano por el concierto de las piedras que mientras viajan se atropellan. Imagino a las cabras y a las ovejas con sus niños pastores esperando que muera cada día de horas eternas. Imagino los hornos de barro encendidos con leña para hacer crecer el pan del desayuno al alba. Imagino a las lavanderas golpeando las prendas contra las piedras del río. Y al cóndor en vuelo sobre las serranías. Todo eso imagino mirando a Elisa Liendro, nacida hace 49 años entre los hijos de la comunidad Alumbre - Condorhuasi, en la localidad de Alumbre, departamento Molinos.
"Cumplí años el 20 de septiembre, soy alegre como la primavera y me gustan la flores. Cuando tenía tres años mi mamá se fue de Alumbre, un paraje de Luracatao adentro, y me dejó ahí con la abuelita Jacoba. Crecí juntando leña, pastoreando las ovejas y las cabras, juntaba las pasacanas del cactus y a los 5 años aprendí a hilar la lana de las ovejas. Era muy rigurosa la abuelita. Yo tenía que volver con la lana que me daba toda hidada y bien prolijita".
La comunidad de ese lugar remoto se llama "Alumbre" porque es el nombre del mineral que abunda en la zona y "Condorhuasi" que significa la casa del Cóndor, ya que estas aves majestuosas dominan el cielo de la zona. Alumbre es la localidad más alta de todo el Valle de Luracatao: se encuentra a unos 3500 metros sobre el nivel del mar, a una distancia de 70 kilómetros del pueblo de Seclantás. Las familias realizan cultivos de subsistencia; siembran habas, papas, maíz, alfalfa, trigo y verduras. También crian ovejas, cabras, vacas y llamas. Son hábiles artesanos con la lana: hacen hilados, tejidos; curten y trenzan cueros.
escoipe artesanias valles calchaquies.jpg
<div>Adentro, Elisa tiene para ofrecer a los turistas cactus de todos los tamaños, aguayos y artesanías.</div>
Adentro, Elisa tiene para ofrecer a los turistas cactus de todos los tamaños, aguayos y artesanías.
"Nunca me sentí abandonada, será que no me daba cuenta, quizás me distraía con los juguetes del campo. Jugaba con piedras de colores que eran las cabritas; las chinchilitas eran las vacas; y los carozos de duraznitos del cerro eran las ovejas. Me entretenía mucho, se pasaban rápido los días jugando. Mi abuela no me enseñó a hacer pan ni queso, eso era tarea de otros. Yo tenía que traer agua, leña e hilar muy prolijito".
En Alumbre, la tierra natal de Elisa, el sol bendice casi todos los días. El invierno es una daga sobre la piel y la temperatura quema con sus fríos bajo cero. Luracatao, la localidad a la que pertenece Alumbre, en 1814 fue el punto de reunión de los patriotas en los valles Calchaquíes, quienes constituyeron la Junta Vallista para auxiliar a Manuel Belgrano en su retirada a Tucumán, tras las derrotas de Vilcapugio y Ayohúma. La lucha por la independencia de la corona española también tuvo por escenario clave a estas tierras de Molinos, donde vivía y mandaba el último gobernador español que tuvo Salta, Nicolás Severo de Isasmendi.
"Mi abuelita, Jacoba Liendro, murió a los 102 años, quizás más tenía. Lo único que me quedó de ella es este aguayo que estoy vendiendo en mi puesto de artesanías de la Quebrada de Escoipe. Siempre tengo nostalgias de mi infancia, pero no volví más a ese lugar desde los 8 años, cuando mi mamá me trajo a Chicoana para ir a la escuela. A los 14 años me fui a trabajar a Salta a una casa de familia. Después tuve 12 hijos, seis mujeres y seis varones, y conseguí este puesto de artesanías que pertenece a los atractivos turísticos de la Cuesta del Obispo. He criado a mis hijos luchando y cocinándoles en ollas de barro. Lo más importante es no soltarse de la mano de Dios, así todo lo malo se supera y se valora lo que se alcanza. Mis hijos me acompañan y colaboran. Recuerdo que fui feliz con mi abuelita y con mi abuelo también. Aprendí mucho de ellos, me han cuidado y me han hecho trabajadora".
Luracatao, en el idioma cacán significa "pueblo alto" y es una localidad que se fundó en mayo de 1984, reconociendo a los parajes de Cuchillaco, La Puerta y Alumbre que ya tienen sus propias escuelas. El río, que se llama Luracatao, es afluente del Salado del Norte y le da vida a estas comunidades cal chaquíes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


NESTOR ARCE
NESTOR ARCE · Hace 2 meses

la felicitoo a elisa mis padres tambien son de los valles calchaquies y muy trabajadoras la verdad estoy muy orgullosos de los vallistos


Se está leyendo ahora