El flamante presidente fue muy parco en sus anuncios. Sin embargo, hemos obtenido información "off the record" sobre los profundos cambios que piensa introducir en política exterior y en otras áreas de gobierno. Entre las primeras resoluciones adoptadas en esta materia se conoció que dio instrucciones a Cancillería para que las futuras escalas "técnicas" de los viajes presidenciales a extremo oriente no sean en las islas Seychelles; que como todos sabemos es un paraíso fiscal en el Océano Indico. A partir de esta gestión se efectuarán en otra isla cercana, también en el Océano Índico, que como también sabemos es otro paraíso (fiscal): las islas Mauricio, donde el presidente se siente más identificado (solo tiene que evitar detenerse en uno de sus archipiélagos que se llama Cargados Carajos).
También en el orden de las relaciones internacionales se profundizarán los vínculos con las grandes potencias tal como fuera logrado (merced a la gestión del inefable Guillermo Moreno) con la República "Democrática" de Angola. Ante el logro obtenido por Cristina Kirchner de afianzar relaciones con el continente africano, el nuevo mandatario ha ordenado una comitiva para visitar la República Islámica de Mauri-tania, especialmente para rendir homenaje al emperador romano nacido en esa región: Marcus Opellius Macrinus, conocido como Macrino (164 - 218).
En el área de salud, el presidente ha ordenado a su ministro, Jorge Lemus, la adquisición de varias toneladas de la conocida pomada "Macril", con ella piensa curar muchas heridas de los argentinos y combatir parásitos y bacterias resistentes, que se encuentran a flor de piel.
Para contribuir a las alicaídas arcas del Banco Central, mediante la exportación de productos no tradicionales, el presidente está preparando una serie de videos del "Macridancing Style" con el que espera desplazar el récord del surcoreano PSY con su tema Gangnam Style, que superó las 2500 millones de reproducciones en Youtube. Dicen que el videoclip "BBB" (Bailando con la Banda en el Balcón), es insuperable.
Esperemos que Mauri siga el ejemplo de quien lo precedió en el cargo: no aumentó la inflación, no tergiversó los datos del Indec, no vació las arcas del Banco Central, la inseguridad y el narcotráfico se mantuvieron en niveles mínimos, no abusó de la cadena nacional, no agravió a sus opositores ni creó un clima de intolerancia: realmente la gestión del expresidente Federico Pinedo fue impecable.

La patética

Estimado lector, Ud. tiende a hacer asociaciones de ideas que no son impulsadas por mi pluma. En una nota anterior cuando hice referencia a Califato, Calafate, Colifata, usted sacó una horrible conclusión, sin advertir que lo interesante de esas palabras era el uso de las mismas consonantes en el mismo orden. Ahora seguramente al leer el título Ud. no pensó en la Sonata número 8 para piano de Ludwig van Beethoven, ni en la última sinfonía de Piotr Ilich Tchaikovski; ambas con el mismo nombre. Usted pensó que hacíamos referencia a la situación o a la persona que protagonizó la frustrada transmisión de los atributos presidenciales. Bueno, esta vez acertó. Pero debemos señalar que la palabra "patética" presenta distintas lecturas. Una se refiere a lo triste o lamentable; otra que significa apasionada o emotiva. Creo que ambos conceptos, acercándonos al "pathos" aristotélico, pueden resumirse en una sola palabra "Cris-
pasión". Crispación que se instaló en nuestra sociedad, durante más de una década, como un estilo de gobierno.
El estoico
El sufrido Daniel Scioli. Emocionado: ­Cristina, en su último acto público, hizo lo que no había hecho en toda la campaña!: ­lo nombró por su nombre y le agradeció! También con estoicismo permaneció al lado de María Eugenia Vidal mientras ésta decía que recibía una provincia quebrada y deficitaria, llena de deudas, incluso en las áreas más sensibles (Glup). Por último asistió al Congreso para ver como otro ocupaba el sitial que la historia le había reservado de no mediar mezquindades como las del primer párrafo. ­Todo eso es puro estoicismo!
­Y se convirtió en calabaza!
Modificando el relato infantil (ni los cuentos infantiles se salvaron de la fabulación), Cristina dijo que a la medianoche del 10 de diciembre se convertiría en calabaza, siendo como es sabido- que a esa hora Cenicienta volvía a transmutarse en una sucia harapienta. Lo cierto es que llegó a tiempo: pudo retirarse de la Casa Rosada en "su" helicóptero Sikorsky S-76B Spirit (como el que usó De La Rua; su vecino en Recoleta). La "calabaza" quedó para el mediodía siguiente, cuando, en una bien preparada escena, se instaló en la clase económica del avión de Aerolíneas Argentinas. Fue el cierre "dramático" de un relato persistente: la mujer "que está sola" (y espera), embarcada en las butacas populares de un avión de línea. Claro está, pagando también otro asiento para su caniche Lolita. ¿Qué pasó? ¿Alicia (no la del país de las maravillas) Kirchner no pudo enviarle algún aeroplano de la gobernación de Santa Cruz? ¿Los amigos Lázaro Báez, Cristóbal López, Eurnekian, Szpolski y Garfunkel no pudieron prestarle algún aerostato de su flota? De última ¿no pudieron hacer una vaquita Máximo, Zanini, la "cuñada" Virginia García, los custodios y Lolita; y rentar un Lear Jet?
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora