El empresario Carlos Tomeo, a quien la Justicia le encontró más de 4 millones de pesos en su casa en el marco de una causa por lavado de dinero, negó ayer las acusaciones y afirmó que la plata pertenecía a su tabacalera.
Luego de que se hallara el dinero en un allanamiento en el barrio cerrado Abril de Berazategui, por una denuncia de Elisa Carrió, Tomeo explicó que estaba en la caja fuerte de su consuegro porque no entraba en la de su empresa, y sostuvo que "en la industria tabacalera se mueve todo en efectivo".
El empresario también es investigado por evasión agravada en el marco de la producción tabacalera. Fuentes judiciales afirmaron que la semana pasada, en el marco de la causa por evasión, el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, allanó y clausuró la empresa tabacalera Espert, propiedad de Tomeo y en la que tiene como socio al exvicegobernador de Tierra del Fuego Daniel Gallo. La denuncia que investiga el juez Villena la hizo la AFIP y se sospecha que se evadieron más de mil millones en impuestos en la producción de cigarrillos.
En el marco de esa causa, el juzgado ya allanó y clausuró tres fábricas de producción de cigarrillos truchos en la zona sur de la provincia de Buenos Aires, otra en Goya, Corrientes, y una quinta en Salta. La sospecha es que Espert habría tercerizado la producción de sus cigarrillos Melbourne en esas fábricas clandestinas para evitar el pago de impuestos a la AFIP.
"No entiendo por qué Carrió me vincula con Aníbal Fernández", resaltó el empresario en declaraciones al canal A24, luego de que la líder de la Coalición Cívica lo acusara de pertenecer a una supuesta red de lavado de dinero en la que también nombró al exjefe de Gabinete.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia