Finalizado el gobierno kirchnerista, Salta fue la provincia del Noroeste argentino que más aportes por retenciones a los granos y regalías a los hidrocarburos realizó y la que menos transferencias del Gobierno nacional recibió durante estos últimos 12 años. Según un informe publicado por la consultora NOAnomics, Salta se encuentra entre las seis provincias más perjudicadas por esos giros de fondos durante 2003 y 2014.
"Estos recursos son de las transferencias discrecionales que hizo el Gobierno nacional y del Fondo Federal Solidario, que es la única parte que se coparticipa de las retenciones de la soja, que era el 35%", indicó el director de la consultora, Félix Piacentini.
Si tenemos en cuenta que en estos 12 años la contribución acumulada de Salta por ambos conceptos (retenciones más regalías cedidas) fue de 4.049 millones de dólares, y si lo restamos frente a las transferencias corrientes y de capital realizadas por el Gobierno nacional, que en su mayoría podrían catalogarse como "discrecionales" que fueron de 1.875 millones de dólares, tendremos para la Provincia un saldo negativo de 2.174 millones de dólares.
"En el caso de Salta, que es una de las provincias perdedoras, irónicamente pone 4.049 millones de dólares, o sea cede recursos en favor del Gobierno nacional y recibe 1.875. Para Salta el negocio del kirchnerismo fue muy malo", expresó el economista. Y agregó: "Esto es a pesar de la subordinación incondicional que tuvo Urtubey con el kirchnerismo durante 8 años. En contrapartida, tenemos a Jujuy, una provincia ganadora de la era K, que recibió 2.974 millones de dólares y solo aportó 55". Si tenemos en cuenta el producto bruto geográfico, Salta resignó el equivalente al 23% de su PBG de 2014 en el acumulado del período 2003 a 2014. Para el economista, la Provincia "en el resultado neto" salió perdiendo, pese a la alineación "incondicional" que tuvo hasta hace poco Urtubey con el kirchnerismo.
Fin a las retenciones
Una de las primeras medidas que tomó el nuevo gobierno que asumió el 10 de diciembre fue quitar las retenciones a los granos. Para Piacentini ésta fue una decisión acertada ya que piensa que en Argentina tiene que haber "retenciones cero" para la exportación. "Con la eliminación, ahora los productores van a tener mayor ingreso que lo van a gastar en su provincia, lo que va a producir mayor crecimiento, mayor recaudación de impuestos, mayor empleo y mayor inversión", aclaró el economista.
Piacentini considera a las retenciones como una carga para el crecimiento en Argentina. "Un impuesto a la exportación es un disparate, pero sobre todo para las regiones como la nuestra, que ya tienen un castigo natural por la distancia a los puertos, encima tienen retenciones y las pagan sobre el flete", afirmó Piacentini. Además, agregó que las retenciones "castigan" a las provincias que se encuentran alejadas de los puertos.
"Eliminarlas fue una medida absolutamente necesaria. Es más, para el norte deberían haber bajado más las retenciones para la soja, tendrían que haber sido 10 puntos", finalizó Piacentini.

Críticas a las políticas de subsidios
"Cuando empezó la era kirchnerista lo que hicieron fue meter retenciones a los hidrocarburos pero prohibitivos que podían llegar al 95%. Hicieron esto para tener un precio interno de combustible y de energía más barato, que son los 12 años de energía regalada", disparó Piacentini al explicar por qué Argentina tuvo energía barata.
El economista aclaró que después de la devaluación del 2002 aparecieron dos precios: uno interno subsidiado, regalado con el gas valiendo 10 veces menos de lo que debería valer, y el internacional. "¿Quiénes pagaron esto?", se preguntó Piacentini, a lo que respondió: "Las provincias cobrando menos regalías y las empresas productoras de hidrocarburos".
En este escenario de subsidios sin control, para el director de NOAnomics, terminó perjudicando a las provincias con menos recursos como Salta.
"Se dio la inmoralidad de que una provincia como Salta, que es la segunda jurisdicción más pobre del país en NBI de acuerdo al censo 2010, ceda recursos a jurisdicciones ricas donde se consume la energía barata que produce Salta", disparó Piacentini. Para el economista, es una inmoralidad desde el punto de vista redistributivo que una provincia pobre financie la luz a 40 pesos por bimestre a un usuario de Puerto Madero.
"Salta es la segunda provincia más pobre del país, es la primera en pobreza rural, es una de las provincias con mayor desigualdad del ingreso en Argentina, es la provincia que menos invierte por alumno en el país, y sin embargo nosotros financiamos la energía barata al resto del país y encima cedemos recursos por retenciones, eso es inmoral", finalizó Félix Piacentini.
balance regalias.jpg


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


bagre chuzero
bagre chuzero · Hace 10 meses

Vieja ladrona sin cultura..fue un accidente que llegues a presidente..y asi saliste como rata

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 10 meses

Dos mil ciento setenta y cuatro millones de dólares en doce años, equivalen a casi quinientos mil dólares diarios, que el cristinismo entregó, antes de la conversión.


Se está leyendo ahora