En memoria de las millones de personas que murieron por el flagelo, hoy se conmemora el Día Mundial de las Víctimas del Tránsito, impuesto por la Organización de las Naciones Unidas. Un informe de la Asociación Civil Luchemos por la Vida advierte que, a diferencia de lo que ocurre en otros países del mundo, en Argentina no disminuyen las cifras de muerte por año.
En los últimos 20 años, 151.244 personas han muerto por esta causa y millones han resultado heridas, sufriendo, muchas de ellas, discapacidades permanentes. Ninguna guerra, ni catástrofe o desastre natural produjo semejante tragedia en nuestro país, hace notar la institución.
Entrevistado por El Tribuno, el presidente de Luchemos por la Vida realizó un análisis de la situación en Argentina, trazó comparaciones con otros países que redujeron drásticamente sus cifras y advirtió que se necesita un cambio desde el Estado y los ciudadanos para revertir esta situación.
¿Por qué es el 20 de noviembre el Día Mundial de las Víctimas del Tránsito?
La fecha fue fijada por las Naciones Unidas hace unos 12 o 15 años como un día de recuerdo, por un lado, de los millones de víctimas de tránsito en todo el mundo y, por otro lado y principalmente, para generar conciencia para que se trabaje todos los días del año para cambiar esta triste realidad que en la Argentina, en 20 años, nos ha costado más 150 mil vidas.
Es un número impactante que, cuando se empieza a dividir por año y por días nos da más de 6.000 muertes anuales y 20 por día aproximadamente...
Es correcto. La cifra anual oscila entre los 7.000 y 8.000 muertos en todo el país.
Son números que en un primer momento pueden sorprender, hasta que se empieza a pensar en la cantidad de accidentes con muertes que se ven a diario...
Esto más que sorprendernos debería llamarnos a que cada uno empiece a cuidarse mucho más, a no asumir riesgos innecesarios, y a las autoridades a asumir de una vez por todas su gran responsabilidad en este tema, que no asumen, que no ponen medidas básicas que en otros países han resultado, como Estados Unidos, España, Holanda y Suecia, que han disminuido notablemente el número de muertos. Por ejemplo España, que lo disminuyó en un 81%, pasó de tener unos 10 mil muertos hace 20 años a no llegar a los 2.000 en 2015. En cambio la Argentina, en 20 años, no redujo la cantidad de muertos en nada.
¿Este es un problema exclusivo de las autoridades o tiene que ver también con la gente común?
Yo creo que tiene esa doble faceta. Por un lado, los 40 millones tenemos que cambiar conductas inseguras que desarrollamos en las calles, por ejemplo como peatones que se cruza por cualquier lado, sin mirar, corriendo, o hablando por celular. Como conductores de vehículos de dos ruedas que casi nadie, especialmente en el interior del país, usa un casco protector. Y en los vehículos de cuatro ruedas los cinturones de seguridad casi no se usan. Pero además el exceso de velocidad y la ingesta de alcohol -combinado en muchos casos con drogas- devienen en las dos principales causas de muertes y accidentes gravísimos en todo el país. Justamente estas son las conductas individuales de los 40 millones.
Pero hay leyes que las autoridades no aplican, no cumplen con su misión de cuidar la vida de los ciudadanos aplicando, controlando y sancionando a todos aquellos que ponen en peligro la vida propia y las ajenas para hacer una transformación en el tránsito, como han logrado la mayoría de los países desarrollados que hoy pueden mostrar notables bajas en los números de muertos por accidentes de tránsito.
¿Por qué cree que al Estado le cuesta tanto ponerse firme en el control del tránsito?
Es difícil de decir, yo tengo la impresión de que a los políticos este tema no les interesa. Hablamos todo el día de inseguridad delictiva, que es un gravísimo tema, pero todavía en Argentina muere más gente en accidentes de tránsito que a manos de los delincuentes. Parece que no se toma conciencia de que este es un tema gravísimo de inseguridad.
Por otro lado, creo que hay una cuestión de falsa demagogia, ya que muchos políticos -y algunos lo dicen sin tapujos- no quieren controlar ni sancionar porque temen que vayan a perder votos. Eso es muy común todavía en ciudades pequeñas, donde los intendentes, algunos me lo han dicho a mí, afirman que no pueden salir a controlar y sancionar la falta del uso de casco porque se ponen a la gente en contra y no ganan las próximas elecciones; lo que me parece una mezquindad y una miopía política escalofriante, pero es la realidad.
Y desnuda que el político está más pendiente de perseguir el bien propio que el común...
Sin dudas. Creo que si un intendente, por poner un ejemplo, pudiera demostrar que controlando y sancionando la falta de uso de casco, logró evitar que 4, 5 o 6 personas mueran cada año en su pueblo, eso sería un éxito importante.
Ustedes destacan la necesidad de controles con un fin más preventivo que recaudatorio...
Sobre todo tienen que ser controles efectivos, que el infractor no tenga la posibilidad de eludir la multa. Por más que sea pequeña. Lo esencial es que se acabe la impunidad en el tránsito.
Pero hay mucha gente que dice que son necesarias multas altas porque la gente que tal vez no toma conciencia, sí evita la infracción cuando le duele el bolsillo. ¿Usted qué opina?
El tema es que las multas tienen que hacerse efectivas. Porque cuando los montos son más grandes, a nadie se le aplican, porque por una razón o la otra, sea por corrupción, por lástima o por lo que sea, se termina sin pagar. En cambio es preferible una multa de 300 pesos que sí o sí se hace efectiva a una de 10.000 que el infractor no la va a pagar nunca porque va a hacer todo lo posible, lícito o ilícito, para no pagarla.
Ustedes trabajan desde hace muchos años en la prevención y concientización de accidentes de tránsito y han realizado innumerables campañas, algunas más fuertes que otras. ¿Cómo toman el hecho de que en 20 años no se haya podido reducir la cantidad de muertes por siniestros viales?
Somos conscientes de que el esfuerzo que se hace con las campañas llega a todos pero no son suficientes para cambiar la conducta de todos, esto es mundial, no es privativo de la Argentina. Las campañas alcanzan para cambiar la conducta de un 25 o 30 por ciento de la población que recibe el mensaje y dice: "Qué bueno que es ésto, no lo sabía, me voy a cuidar de tal o cual manera". El resto también lo recibe y dice "Qué bueno el mensaje pero es para los demás".
Entonces las campañas siempre funcionan como un elemento necesario pero no suficiente de una política de seguridad vial que tiene que llevar necesariamente la pata del control y la sanción. Si cuando se hace una campaña, por su lado las autoridades controlan y sancionan a los infractores, entonces la combinación surte un efecto de cambio extraordinario donde está demostrado en los países donde se hace simultáneamente, que se logran cambios del orden del 90% de las conductas.
¿Fueron convocados alguna vez desde algún gobierno, sea nacional o provincial, para ver si podían coordinar acciones preventivas?
En realidad no. Algunos contactos hemos tenido pero no pasan de eso, después nunca se hace nada.
¿Es la educación el camino que queda, pensando en que capacitando a los más chicos se logre una conciencia en las futuras generaciones que no tiene la nuestra?
No creemos que eso vaya a producirse así. Hace falta la educación vial, que también es obligatoria por ley en las escuelas y no se da, pero si los chicos después ven el mal ejemplo de los padres, esa educación que reciben en las escuelas no va a ser fructífera.
Es decir, necesitamos cambiar las conductas de los adultos hoy para que las generaciones futuras sean mejores y más seguras. No basta con seguir haciendo lo que queremos nosotros y pensar que en las escuelas le van a enseñar algo distinto.
¿Cuál es la provincia argentina donde es más grave la situación por muertes en tránsito?
En realidad más o menos están en proporción con su densidad poblacional todas. Tal vez las provincias que tienen más paso de vehículos hacia otras provincias tienen más alto índice de accidentes, como pueden ser los casos particulares de Córdoba o Santa Fe.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 20 días

el tema de ACCIDENTE DE TRANSITO ....ES MUY CIERTO...OCACIONA MAS MUERTOS QUE PRODUCIDOSPOR ARMAS.......PERO HAY UNA DIFERENCIA EL TEMA VEHICULO ES ALGO QUE LO SILENCIAN, LO CALLAN ......INTERESES DE POR MEDIO....SIEMPRE FUE ASI.- A MI MODO DE VER TENDRIAN QUE SER PENA EFECTIVAS, PRISION....SIN EXCARCELACION.........LA MAYORIA DE LOS CASOS SON IMPRUDENCIAS Y EBRIEDAD.......SON CONCIENTES LOS CONDUCTORES......HAY MILLONES DE CASOS QUE DESTROZARON FAMILIAS......LA JUSTICIA SIMEPRE AL MEJOR POSTOR.......EN ESTOS CASOS LA JUSTICIA .....PECA POR ACTUAR.........CON INJUSTICIA.........!!!!


Se está leyendo ahora