Miles de personas se manifestaron en las principales ciudades del país en contra de la violencia de género. La ropa negra y las intervenciones artísticas fueron la marca del reclamo contra los femicidios en las calles.
En Buenos Aires, la protesta concentró en la zona del Obelisco a una multitud que después marchó hacia la Plaza de Mayo pese a una persistente lluvia. Unas 50 organizaciones estuvieron presentes.
El caso de Lucía Pérez, que fue drogada y violada hasta la muerte impulsó la convocatoria a reclamar políticas de Estado para sancionar y erradicar la violencia machista.
La mayoría de los manifestantes se plegó a la consigna de vestirse de negro para simbolizar el luto por los femicidios. Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Tucumán y Santa Fe fueron algunas de las ciudades donde la movilización se sintió con fuerza.
"Ni una Menos", "Vivas nos queremos", "Por Lucía, por todas", "Nosotras paramos", fueron algunas de las consignas que se leyeron en numerosos carteles y que se usaron para difundir la manifestación en las redes sociales.
Mónica Pavicich, de 59 años, trabaja en una editorial en Buenos Aires y es una de las que optó por salir para alzar la voz. ""Es importante que no solo las mujeres, sino los hombres se sumen a esta convocatoria. Nuestros maridos también salieron de negro, hablaron (de la protesta) en su trabajo y están apoyándola. Es visualizar el problema para que pueda haber un cambio real'''', afirmó mientras acompañaba a 20 colegas que golpeaban distintos objetos.
Marta Montero, la madre de Lucía Pérez, dijo a la radio porteña Vórterix que la protesta aspira a que se reduzcan los casos como el de su hija y se preguntó: ""¿Cuántas Lucías hay y no se ha hecho nada?'''', dijo.
Unas 275 mujeres murieron en 2015 en Argentina a causa de la violencia de género, según datos del ""Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano'''' de la organización no gubernamental ""La Casa del Encuentro''''.

Docentes de negro en una escuela de Orán

Docentes de una escuela de Orán se vistieron de negro para dar clases ayer y dejar un mensaje contra la violencia de género a los alumnos.
Este año, los profesores del colegio ubicado frente a Plaza Santa Marta decidieron "ponerle color a las jornadas, para fomentar el compañerismo y la comunicación interna", según manifestó su directora, Sandra Zelaya.
Los docentes se ponen de acuerdo cada jueves para vestir todos del mismo color. "La verdad, nos divierte mucho, y lo asumimos como un compromiso. Hoy era la oportunidad para trasladar un mensaje a los alumnos sobre la marcha Ni una Menos", remarcó Zelaya
La jornada comenzó con palabras alusivas al respecto. "Tenemos una comunidad educativa con realidades muy duras con respecto a violencia de género, pero los alumnos saben que buscamos contenerlos" expresó la docente.
Durante la mañana las alumnas recibieron por parte de profesionales charlas talleres sobre autoestima. "Los varones no queríamos estar ausentes. Tenemos que dejar un mensaje de que hay formas de solucionar los conflictos con el diálogo como única herramienta", expresó Luis Alarcón, profesor de Ética.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora