Autos abandonados que son una verdadera chatarra, basura desparramada por doquier y yuyales, conforman un desagradable panorama que se observa, desde hace mucho tiempo, en una cuadra de la calle 12 de Octubre del barrio San José, en Cerrillos. Los vecinos no pueden caminar por las veredas y la calzada está en tan mal estado que apenas se puede circular por ella.
Como no podía ser de otra manera, los mosquitos abundan tanto como la suciedad, y las particularidades del clima acrecientan su proliferación.
Un taller mecánico tiene depositados varios autos desarmados ocupando la vereda y parte de la calle, por lo que el paisaje resulta deprimente, tal como ocurre en muchas zonas de todas las localidades de la provincia.
Los vecinos señalan que, en general, los talleres tienen la pésima costumbre de dejar autopartes en desuso sobre grandes espacios públicos que deben servir para la circulación de los vecinos. "Nuestros derechos terminan donde empiezan los de los otros. esta es una premisa que tenemos que respetar", dicen remarcando una obligación ciudadana tan antigua como ignorada.
Los autos, como reflejan las fotografías de los mismos vecinos, no tienen recuperación, mientras el mecánico argumenta que "sus dueños los dejaron abandonados porque no hay reparación posible y no saben qué hacer con la chatarra ni quieren gastar en un servicio de traslado".
Dónde deben depositarse
"Lo que no se entiende es por qué son abandonados sobre las veredas y parte de las calles, apropiándose de un espacio común a todos. Ahí quedan por años con su chapa carcomida, sin neumáticos, vidrios rotos, inservibles para sus dueños y para el mismo mecánico, convirtiéndose en microbasurales y, en el peor de los casos, en guarida de delincuentes", dicen las señoras que piden que la comuna intervenga, los retiren y los depositen donde corresponda. Es tan grande el espacio que ocupan en la vía pública de este barrio, ubicado al oeste de Cerrillos, que las chapas se convierten en depósitos de agua estancada, propicios para mosquitos y todo tipo de alimañas.
"No estamos en contra de este vecino que trabaja en su taller, pero los involucrados tienen que solucionar el problema. Los dueños de estos vehículos se desentienden cuando les comunican que sus autos ya no tienen arreglo. Para colmo, la Municipalidad no responde a ninguno de nuestros reclamos por este depósito de chatarra en la vía pública porque apenas tiene vehículos para recoger la basura domiciliaria", reflexionaron los vecinos ante la presencia de El Tribuno.
Esta chatarrería a cielo abierto está a pocos metros del hospital Santa Teresita y de una sala de velatorios. La gente cuenta que "el año pasado hicimos el reclamo para que la comuna retire estos autos y limpie la cuadra. Decían que no tenían personal. Ahora insistimos, pero no recibimos respuesta. Hay campañas de limpieza en Cerrillos, pero por esta cuadra nunca pasaron".
A la basura metálica se suma el crecimiento de yuyos y la pésima costumbre de arrojar basura de toda índole. "Parece que los autos abandonados son un imán de la desidia. En cualquier momento no vamos a poder circular por esta cuadra", insistieron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora