De los mil setenta y siete estudiantes del Profesorado Superior de Lenguas Vivas, 701 anhelan ser profesores de Inglés, otros 175 se preparan en el mismo idioma, pero para desempeñarse solo en el sector turístico. Aparte, 201 alumnos estudian francés y sueñan también con convertirse en docentes.
Lenguas Vivas, al igual que todos los institutos terciarios salteños, no tiene casa propia y comparte el edificio con la escuela secundaria Scalabrini Ortiz, ubicada en San Martín 1765. El establecimiento estatal abrió sus inscripciones, las que se extenderán hasta diciembre, luego se reanudarán en febrero.
En el caso del profesorado de Inglés, la carrera vedette de la institución, se desarrolla un curso de ingreso obligatorio con posterior examen eliminatorio. En 2017, la nivelación se realizará desde el 3 de febrero hasta el 8 de marzo. Por lo que los aspirantes a dicha carrera deberán inscribirse con tiempo. Se rendirá el 13 de marzo.
Este año, 467 personas se inscribieron en inglés, y después de la prueba quedaron unos 200. En la actualidad hay tres secciones de 80 estudiantes.
El último convenio fue con la empresa Samsung Argentina, que instaló en Lenguas Vivas un aula interactiva modelo en la región con recursos tecnológicos de última generación
Por su parte, Francés tuvo 80 ingresantes y la tecnicatura de Inglés para el Turismo, 100.
De acuerdo a la rectora Blanca Sitjar de Porta, "un estudiante del Profesorado de Lenguas Vivas demora en promedio seis años en graduarse, dos más del correspondiente. El año pasado solo ocho jóvenes lograron recibirse en tiempo y forma".
Otra institución, donde el desgranamiento es notable. "En Inglés, por ejemplo, llegan unos 40 alumnos al último año; y entre 2014 y 2015 hubo 89 egresados entre las tres carreras de la institución. En la actualidad, el plan vigente es de 2012. Pero hay gente que viene de planes anteriores", detalló la rectora.
Sitjar de Porta explicó q ue "hay muchos recursantes, porque existe una problemática común en toda la educación: los chicos tienen serias dificultades de comprensión y de producción de textos, y eso se nota en cualquier carrera, ya sea un profesorado o una tecnicatura, en lenguas extranjeras o en matemáticas, y eso hace que muchos se vayan quedando en el camino".
La cabeza del Profesorado de Lenguas Vivas señaló: "Al chico le cuesta leer y al no comprender y no poder producir en mi propia lengua materna, mal puedo pretender comprender y producir en una segunda lengua". Mencionó que debido al nivel económico, muchos deben trabajar y dejan en segundo plano sus estudios, lo que termina perjudicándolos.
"En inglés, francés y la tecnicatura hay muy buen cuerpo de profesores, un nivel alto de exigencia. Pero yo no puedo exigir lo que no doy. Por eso se emplean estrategias y recursos para ir creando un hábito de estudio", agregó Sitjar de Porta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Esteban Rey
Esteban Rey · Hace 18 días

Es una lástima que la nota sólo se centre en las cifras y no profundice la realidad que se vive en ese establecimiento. Lo primero que hay que decir es que funciona en un edificio por demás indigno y descuidado. La famosa aula interactiva es casi un adorno, porque los alumnos prácticamente no la utilizan (me arriesgaría a decir que la foto que acompaña el artículo fue armada). Pero, lo más importante, es la falta de vocación, compromiso y respeto que tienen hacia los alumnos tanto la rectora como algunos de los profesores del terciario de Inglés. Ellos ejercen su poder frente a todos, no enseñan como corresponde ni dan las herramientas necesarias para que el alumno pueda avanzar en la carrera y, lo que es peor, no les interesa que los estudiantes sean aplicados y cumplan con las pautas establecidas. En definitiva, el Lenguas Vivas puede alardear de su (falso) prestigio por ser el único establecimiento de esas características en la ciudad. Sin embargo, si el día de mañana la UNSA decide abrir la carrera de Profesorado de Inglés, las cosas van a cambiar rotundamente..


Se está leyendo ahora