El ingresante de Lenguas Vivas, por lo general, es un chico que sale de la secundaria, con vicios de la escuela y conocimientos de idioma básicos o nulos en algunos casos, según la responsable del único instituto de formación docente de la ciudad que dicta lenguas extranjeras. A pesar de que en la actualidad cada vez más personas aprenden de forma particular idiomas, especialmente desde niños, por lo visto muy pocos son los que lo eligen como profesión. Raramente ingresa a Lenguas Vivas alguien que haya rendido una prueba internacional; ese alumno no rinde inglés (o francés) sino castellano.
Las edades promedio de los graduados van de 23 a 26 años, aunque también hay hasta personas jubiladas que cumplieron su sueño de estudiar.
"El aprendizaje del inglés, ya sea que decidas mandar a tu hijo desde pequeño o tomes la decisión de estudiar en un profesorado, o ir a un instituto, tiene que ver con la posibilidad de internarme en otra cultura. El manejo y el dominio, no solo de un idioma, porque detrás de una palabra hay toda una cultura por conocer; de un país distinto que no es el mío", expresó la rectora. Las prácticas se realizan en las escuelas asociadas: Arturo Illia, ex Normal, Cuchi Leguizamón y Codesa, en los niveles Inicial, Primario y Secundario, según corresponda. El docente de la cátedra es coformador, orienta al practicante. En Lenguas Vivas se trabaja con el inglés británico, viendo los modismos que hay. "Hay que tener en cuenta que Estados Unidos fue conquistado por Inglaterra, hay una variedad lingística, hay una lengua madre como en el caso nuestro que viene de España. Hay variantes en el uso del idioma, pero no son muchas", explicó Sitjar de Porta.

Casos de intercambio

El Profesorado de Lenguas Vivas todos los años recibe becarios a través de la Embajada de Francia y este año es una joven. Ella acompaña la clase de lunes a jueves, no la dicta. De Estados Unidos hay un joven nativo que está en contacto permanente con la clase de abril a noviembre.
Por otra parte, a fines de septiembre cinco estudiantes de tercero y cuarto año de la carrera de Francés fueron becados y estarán en Francia hasta mayo de 2017. El intercambio consiste en que ellos van a enseñar el español.
También hay una profesora que volvió recientemente de Inglaterra. Se había ido en octubre pasado y ya propuso nuevas ideas a sus colegas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora