Hoy, a las 19, en la Biblioteca Provincial, la historiadora María Azucena Fernández presentará su primer libro: "Güemes en encrucijada". En una entrevista con El Tribuno, remarcó que la historiografía del siglo XIX y XX no reconoció al héroe salteño. También alertó sobre el nulo espacio que tiene Güemes en el sistema educativo a nivel nacional. En su libro, Fernández detalla los escollos que tuvo el general Güemes con la jerarquía militar.
Historiadores ya advirtieron que es necesario profundizar el conocimiento de la historia de Güemes en el sistema educativo de todo el país, si no todo queda en un feriado.
Nuestra formación en las universidades y en los planes del siglo pasado atiende más a pueblos europeos y asiáticos, no tanto así a Latinoamérica. Esta es una materia que se dicta atendiendo a las comunidades originarias, a las tres grandes civilizaciones, pero sobre historia argentina es menor el conocimiento que se tiene. Queda como asignatura pendiente profundizar el conocimiento sobre Güemes, la manifestación popular que tenemos aquí. En Salta se mantiene vivo el recuerdo al héroe salteño, no así a nivel nacional. Si bien es cierto hay algunos monumentos, pero no existe en los libros de primaria y secundaria. La historiografía nacional del siglo XIX y XX no lo ha reconocido a Güemes.
En la historia del secundario no se enseña a Güemes, porque los planes de estudio se demoran mucho en los pueblos europeos. No se ve la guerra gaucha. Entonces para que un padre de la Patria sea reconocido tiene que estar en la conciencia colectiva de todo el país. Con la última ley de educación, en la que trabajé, se modificaron los contenidos en este sentido. Se establecieron nuevas asignaturas y al haber una nueva planificación en el actual secundario se tiene nueva denominación de las asignaturas que hacen al conocimiento histórico. Entre ellas, en tercer año tenemos una historia que es regional y en el cuarto tenemos historia del pensamiento, pero no todos los docentes tienen el material a disposición. Eso hay que apuntalar. También hay que trabajar en las mentes de las nuevas generaciones, a esto apunto con el libro que presento. Poder pensar y poder comprender que la historia no es una señora intocable que va caminado por la calle. La historia es un conocimiento científico, se construye y se reconstruye con la sociedad. No hay nada mejor que el conocimiento.
Tal cual como el título de su libro "Güemes en una encrucijada", nuestro héroe siempre enfrentó escollos militares y con Buenos Aires en la gesta por la emancipación. ¿Cuáles fueron los más complicados?
Güemes interviene para enfrentar a los realistas, ya sea los que entran furtivamente o con tropas. En eso nunca Güemes retrocedió, fue muy coherente al mantener su adhesión a Buenos Aires. No obstante, tuvo con la jerarquía militar porteña muchas desavenencias. Y en el libro se señalan dos confinaciones. Qué quiere decir eso. Las confinaciones significan la salida del ejército, la expulsión, la denigración del militar. Y esto le sucede a Güemes dos veces. Primero a través de su jefe superior, que fue Castelli, y luego con Manuel Belgrano. Ahora en lo que respecta al primer confinamiento que sufre Güemes, en 1810, no hay un documento oficial que diga motivos ni causas. Esto es después de la gran victoria de Suipacha, que es gracias a Güemes, pero que no cuenta en el parte. Sin embargo, autores de Salta y Tarija han visto en este enfrentamiento la estrategia güemesiana, cómo se gana al español a pesar de era un ejército más numeroso. Ese es el primer confinamiento, lo que se sabe es que Güemes es despachado a Salta y su tropa desarmada. Pero como los que quedan después de Suipacha no pueden ganar y son expulsados de Potosí, nuevamente Buenos Aires dice Güemes vaya y lo sacan del confinamiento, y él obedece. Luego se lo nombra a Belgrano, con el Ejército del Alto Perú. Ahí, sin mediar absolutamente un entredicho, Belgrano lo confina nuevamente.
"Queda como asignatura pendiente profundizar el conocimiento sobre Güemes y la manifestación popular que tenemos aquí"
¿Cuál es el motivo de la medida de Belgrano?
Había un ejército que se tenía que reorganizar, con muchos malos hábitos y egoísmos internos. Güemes era conocido por su valentía, bravura y conocimiento. No todos los hombres tienen la altura, a nivel de valores, para considerar a un líder. Había quienes lo seguían y quienes lo detractaban. Belgrano venía de una experiencia en Europa; pensaba en un ejército formal con uniformes, pelo corto. No aceptaba nada que no se cumpliera dentro de esas reglas. Aparentemente, Belgrano prestó oídos a murmuraciones. En ese momento Güemes ya era jefe de Operaciones y estando en Santiago del Estero se lo vuelve a confinar y debe marchar hasta Buenos Aires. Tarda en llegar Güemes desde Santiago, porque lo habían mandado a buscar pertrechos para la guerra y a hombres que quieran adherir a las fuerzas militares de la Patria. Él demora en llegar a Buenos Aires y cuando lo hace, realiza una presentación y pregunta motivos. Los que estaban en el gobierno en ese momento pasan el parte a Belgrano. Qué dice Belgrano. Dice que Güemes no sirve para nada, en otras palabras. No le interesa el destino de Güemes, e incluso señala que si es necesario lo lleven a luchar a la Banda Oriental. Güemes queda en Buenos Aires sin saber por qué y con un Belgrano que no quiere ni verlo, pese a no tener una experiencia con él hasta 1814.
Después Belgrano revisa su accionar y se arrepiente.
Belgrano gana las batallas de Tucumán y Salta, hace el Éxodo Jujeño, pero pierde todo en Vilcapugio y Ayohuma. Entonces hay que reemplazar a Belgrano y lo mandan a San Martín. Él dice que se hace cargo pero deja en claro que su brazo derecho va a ser el que más sabe, el mejor guerrero, y vuelve con Güemes a Yatasto. Belgrano le tiene que entregar el mando a San Martín. Qué habrá dicho ahí Belgrano. No dijo nada. Entonces, esas son las cuestiones que no se entiende por qué Güemes ha tenido que padecer.
En 1814, Belgrano se vuelve a hacer cargo del ejército. Y ya reconoce quien es Güemes. Le manda cerca de 200 cartas a Güemes diciéndole su reconocimiento y además bregando por la ayuda de Buenos Aires a Güemes. A partir de ahí es que Belgrano va a entrar en la misma tesitura con Güemes y San Martín.
¿Por qué incluso tuvo oponentes de la región, como el gobernador tucumano Aráoz?
Con el gobernador de Tucumán... pero además Buenos Aires. Realmente hay muchas incoherencias en el mando, en el libro lo detallo. Si hay un gobernador de Tucumán que hostiga a uno de Salta, cuál es el fundamento. En ese sentido siempre fue magnánimo San Martín, porque estuvo por encima de egoísmos personales. El tiene un proyecto que lo comparte con Güemes totalmente, que es la Patria Grande. Los hombres de Buenos Aires querían que no le quiten el puerto. Si hoy tenemos estos límites es por el valor de un hombre que quería luchar más allá, pero que nunca tuvo el apoyo económico ni militar de Buenos Aires. Se lo utilizó solo cuando hubo necesidad.
En Salta enfrentó traiciones, se habla de los sectores más acomodados...
Nosotros nos tendríamos que posicionar hoy mismo. Hoy usted puede preguntar a un ciudadano quién es partidario de un partido y quién de otro. En ese entonces, la diferencia era que se trataba de extranjeros que querían posesionar estas tierras. En la ciudad de Salta hubo muchos monárquicos que preferían ser mandados por monarcas extranjeros que por personas propia de la región. Recordemos que Güemes después es elegido gobernador en el Cabildo, en 1815 hasta que muere. Entonces es difícil pensar la historia sin posicionarse en el contexto tanto espacial como temporal. Él tuvo muchas traiciones. Güemes trabajaba las 24 horas, no recibía el aporte de nadie. Entonces tenía que apelar a los pobladores adherentes. El pierde toda su fortuna, sus tierras, se endeuda. Hay una carta en la que Belgrano, entendiendo la miseria en la que queda Güemes, pide que le envíen dinero. No lo consigue. Es una situación bastante difícil, sin embargo él se mantuvo con una coherencia total, bregando para poder enfrentar a los realistas. Después en el Ejército del Alto Perú van a poner a Rondeau, un porteño. Él también va a enfrentarse con Güemes pero por una cuestión de desinteligencia, de murmuraciones, de traiciones. No enfrenta a los realistas y pone dos mil hombres para enfrentarlo a Güemes en Salta. Güemes se va hasta Cerrillos y Rondeau no quiere parlamentar. Lo hace después porque las fuerzas de Güemes derrotan a las fuerzas mandadas por Rondeau en Campo Santo. Luego se firma el Pacto de los Cerrillos. Eso va a ser fundamental para el Congreso de Tucumán. Esto distendió la región y pudieron mandar diputados.
Güemes, recordemos, era un líder que entendía al hombre del lugar, pero además podía contagiar un sentimiento patriótico inalterable. Quisieron comprarlo y él les contestó que no. Han querido correrlo del lugar, pero cuando lo hicieron, perdieron. Incluso hasta French, el de la escarapela, estuvo dispuesto a ofrecer batalla a Güemes. French parlamentó con Güemes y dijo en Buenos Aires que no pasaba nada con el gobernador de Salta. Sin embargo, Rondeau seguía enfrentándolo tercamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


jorge moroni
jorge moroni · Hace 2 meses

Tuve la suerte de acceder a un bosquejo del libro que se presenta hoy y dejo constancia de la trascendencia de su informaciòn, lo cual es importante para su total valoraciòn como pròcer de nuestro paìs. Adelante Sra. trabajos como el suyo deberìan ser màs reiterados en nuestra Argentina !

Se está leyendo ahora