El sábado Lucrecia Díaz mandó a la casa de su mamá, en Dragones, a su hijito de 3 años. El fin de semana estaba a pleno y el nene iba a pasarlo con su abuela en el pueblo ubicado a poco más de 60 kilómetros de Embarcación. El día transcurrió sin ningún indicio de una tragedia.
Lucrecia se quedó en su casa del barrio El Bordo, en Embarcación, donde convivía con Alejandro De la Cruz Borja, papá de su pequeño.
Pero la aparente tranquilidad del sábado se trastocó completamente el domingo, cuando la tarde ya fenecía.
Alrededor de las 19.45, Alejandro y Lucrecia estaban en la esquina de las calles Madre Teresa de Calcuta y Santos Vega, del barrio El Bordo. Discutían en voz alta y con gestos cada vez más rápidos y violentos. Algunos vecinos miraban la escena como al pasar. En segundos, el tono de voz se transformó en gritos, las manos dejaron de gesticular para propinar golpes. No se sabe quién de los dos sacó un cuchillo y, en un instante fatal, ella lo tomó y se lo clavó a él en el pecho.
Alejandro trastabilló algunos metros, con las manos sobre su tórax como para detener el profuso sangrado.
Ella pareció pasar de la mezcla de enojo y agresión a la sorpresa de su actitud y el susto. Salió corriendo con dirección a la ruta nacional 34 que está cerca del lugar.
Él caminó con mucha dificultad hasta llegar a la casa de su cuñado, que está a pocos metros de la esquina donde había discutido y peleado con su pareja. Al llegar a la casa de su familiar, se desvaneció. El cuñado lo subió a un auto y lo llevó de inmediato al hospital San Roque, pero no hubo caso. Alejandro llegó sin signos vitales a la guardia de emergencia.
Eran las 19.55 y lo que era una tragedia familiar empezaba a desperezar a la ciudad norteña sumiéndola en una gran conmoción ante un hecho inusual en sus calles.
Así como el rumor del homicidio corrió por las calles, el pedido de intervención a la Policía llegó a través de un llamado. Los efectivos, a su vez, informaron de la situación a la Fiscalía Penal de Embarcación.
Violencia de género
Confirmado el deceso de Borja, la fiscal penal Lorena Martínez fue informada del caso y de inmediato dispuso que se ubicara a Lucrecia y que fuera detenida.
Una patrulla policial salió en su búsqueda. Poco antes de la medianoche encontraron a la joven caminando por la banquina de la ruta nacional 34. Se estima que se dirigía a Dragones e iba acompañada de dos personas que, aparentemente, no sabían nada de lo sucedido.
Trascendió que en su primera declaración en la Policía, Lucrecia dijo que estaba "cansada de los golpes y los malos tratos" a los que él la sometía, que por ello se había separado hacía casi dos meses de él y que el cúmulo de esas experiencias y la fuerte discusión terminó derivando en el fatal desenlace.
Tras ser detenida, Lucrecia también reveló que había ocultado el arma homicida en la casa de un amigo, a pocos metros de donde fue apresada, en el barrio El Bordo.
A partir de sus indicaciones, la Policía logró secuestrar el cuchillo. Ayer, por orden de la fiscal Martínez, fue enviado al Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) en Salta para someterlo a análisis que corroboren que efectivamente fue el arma utilizada en la agresión a Borja.
Esa misma noche, una amiga de la pareja, de 18 años, quien se encontraba en la casa de ellos también fue llevada para que declarara en la causa.
Imputación
Ayer, poco después del mediodía, la fiscal Martínez imputó a Lucrecia Díaz por el delito de homicidio simple agravado por el vínculo.
La joven, que es representada por un defensor oficial, se abstuvo de declarar.
"Ella comprendió lo que había hecho cuando la fiscal le leyó la imputación en su contra, pero se mantuvo en silencio", contó a El Tribuno una fuente extraoficial.
La fiscal penal de Embarcación dispuso que Lucrecia Díaz siga bajo arresto en el centro de detención de mujeres ubicado en Tartagal.
En el caso interviene el Juzgado de Garantías 2 del Distrito Judicial Tartagal.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 7 meses

que triste, pero tanto va el agua al cántaro . . . . . .

anonimo ...
anonimo ... · Hace 7 meses

si tantas veces fue agredida, seguramente existiran denuncias para respaldar lo que ella dice...


Se está leyendo ahora