Un nuevo y miserable ataque dejó a un hombre de 48 años, peón rural, entre la vida y la muerte. Juan Apolinario Tolaba fue golpeado de manera cruel y sin piedad por personas que están siendo buscadas por la Policía. Después de visitar a su expareja y ver a sus nietos en General Güemes, fue interceptado por los malvivientes alrededor de las 22 del domingo. Si bien se desconoce qué hizo o para dónde fue después de salir de la casa de su exesposa, Tolaba caminaba por la calle Libertad, se presume que el ataque fue en un momento de la noche donde alguna persona tuvo que haber escuchado u observado algo.
La obstinación por desfigurarle la cara y romperle el cráneo fue tal, tanto que Juan Tolaba (48) quedó moribundo tendido en el suelo. Al parecer, las intenciones eran sustraerle las pertenencias y fue salvajemente agredido. Habría sido sorprendido por desconocidos que con un objeto contundente lo masacraron a golpes dejándolo tirado en la calle con el rostro desfigurado y la cabeza partida. Fue trasladado al hospital como NN ya que esa noche no tenía su documentación, fue sometido a una operación quirúrgica en su cabeza sin poder recuperar la conciencia.
Tres días pasaron hasta que la nueva víctima de la inseguridad en Salta fuera reconocida y dejara de ser un NN. "La Policía me notificó sobre la presencia de un hombre muy golpeado, sin identificación, que estaba en el hospital. Pese a encontrarse con su cara destrozada y su cráneo partido, pude reconocer a mi exmarido", expresó consternada y sin poder entender Aída del Valle Abán, la mujer a la que minutos antes del ataque Tolaba había visitado.

Lo encontraron sin nada

La mujer, exesposa de la víctima, contó que el domingo, cerca de las 17, Juan Tolaba fue a visitarla en un barrio de Güemes con el objetivo de dejarle plata para los nietos. Se quedó a cenar y cerca de las 22 su retiró para su casa en El Prado, localidad de El Bordo. "Tal vez se quedó en algún negocio a comprar cigarrillos o coca para coquear, llevaba unos 1.500 pesos y quizás alguien observó eso y decidió o decidieron robarle", interpretó Aída sobre lo que podría haber sucedido.
"Lo golpearon en la cara y en la cabeza, cuando lo encontraron no tenía su camisa, lo dejaron con el torso desnudo, posiblemente fue sorprendido. También le sacaron el bolso color marrón también donde tenía una revista, recibos de cobro y una foto de sus padres que había hecho ampliar. Pido que me ayuden a encontrar a los delincuentes que lo golpearon, tiene que haber testigos ya que no era muy tarde", reclamó y pidió justicia Aída del Valle Abán.
juan apolinario tolaba.jpg
<div>Juan Apolinario Tolaba&nbsp;</div>
Juan Apolinario Tolaba
El cobarde ataque al peón rural es investigado por la Policía de Salta, ya que él o los maleantes dejaron prácticamente sin vida a una persona después de pegarle con un objeto contundente -podría tratarse de una piedra o un palo-. Al desesperado pedido de su exesposa se suma el de una sociedad cansada de este tipo de ataques, de acciones irracionales que destrozan la vida de una persona y las de sus familiares. Según se desprende de las hipótesis de su exesposa, Tolaba habría sido sorprendido mientras circulaba por la calle Libertad de General Güemes.
"De nuevo pido por favor que me ayuden a encontrar a los que hicieron esto con Juan, él está luchando por sobrevivir", expresó entre llantos Aída.

"Solo ruego por un milagro"

Después del tremendo ataque contra Juan Tolaba de 48 años ocurrido el domingo por la noche en General Güemes, el hombre quedó en estado reservado y, según su exmujer, con pocas posibilidades de vivir. Aída del Valle Abán y la víctima tienen en común un hijo de 24 años, aunque la mujer tiene otros nueve hijos con un matrimonio anterior. Tolaba se desempeña como peón rural en una finca de El Prado, en la localidad de El Bordo.
"El médico me dijo que tiene muerte cerebral y que es muy difícil que se reponga, tiene mucha sangre en su cerebro", contó la mujer y clamó: "Yo ruego por un milagro y vuelvo a pedir que me den una ayuda para encontrar a los responsables". La mujer se quebró en llantos.
Pese a los esfuerzos de los efectivos policiales, hasta el cierre de esta edición no había pistas de los causantes del violento ataque. Mientras tanto, Tolaba sigue en terapia intensiva luchando por su vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora