La ciudad de Fallujab es el segundo bastión más importante del Estado Islámico en Irak, después de Mosul. El domingo entró en su tercera fase con el asalto al núcleo urbano de la ciudad, donde las tropas leales a Bagdad se encontraron con una férrea resistencia por parte de los extremistas armados. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) advirtió ayer que al menos 20.000 niños están atrapados por los combates que sostienen el Ejército iraquí y el grupo terrorista Estado Islámico (EI), por el control de la ciudad de Fallujah, y que este último mantiene en su poder desde principios de 2014. Los civiles "se están quedando sin comida y medicina y el agua escasea en la ciudad", advirtió Unicef, el organismo de la ONU para la protección de los derechos la infancia, en un comunicado. Desde que el 23 de mayo pasado comenzó una amplia ofensiva contra la ciudad, situada a unos 50 kilómetros al este de Bagdad, las autoridades hicieron varios llamamientos para que la población abandone la ciudad a través de corredores humanitarios abiertos por las fuerzas de seguridad. Líderes del EI amenazaron a los gobernantes de Fallujab para que levanten la bandera de rendimiento, o asesinarán a los 20.000 niños que tienen como rehenes. Sin embargo, según Unicef, no parece que el plan para evacuar a los civiles haya resultado con éxito. El organismo dependiente de la ONU hizo también un llamamiento a todas las partes para proteger a los niños de la ciudad asediada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora