*

En Juventud hay demasiadas dudas y escasas son las certezas
Para aspirar a un objetivo, el camino en todos los casos debe ser el mismo: trabajo, planificación y previsión, y no improvisación.
Hoy el panorama de Juventud Antoniana, parece tener más incertidumbres que certezas con relación al arribo de refuerzos y la pretemporada.
Por el momento, caída la negociación por Pablo Garnier y enfriadas las gestiones por Germán Alemanno y Santiago Biglieri, el plantel antoniano llegó a su tercer día de trabajo en 2017 con tres bajas (rescindieron Blas Tapparello y Cristian Girard, y Salvador Ragusa ya le dijo a Gabriel Romero que no lo tendrá en cuenta), pero sin refuerzos a la vista. Además, pese a los deseos del entrenador de realizar una pretemporada planificada afuera de la provincia, el grupo encarará una más austera y con jornadas de media concentración por decisión dirigencial. Por el momento, la única incorporación es el nuevo preparador físico, Adrián Guibaudo, en reemplazo de José Miciuli.
Y para colmo de males, las elecciones también son un tema candente en Juventud. En caso de que la asamblea se disponga para febrero, podrían votar aquellos 440 socios que fueron excluidos por Personas Jurídicas por tener situación irregular. Y desde la oposición están que trinan.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...