Una de las voces asegura estar "haciendo caja" hace dos meses. "Genero un palo por día", confiesa. Esto es solo una muy breve pero reveladora muestra de lo que, según una denuncia anónima, se negociaba en las más altas esferas de la Aduana y que le costaron el cargo al hasta el viernes director general del organismo, el militar retirado Juan José Gómez Centurión.
De este modo, se convirtió en el primer funcionario del Gobierno asumido el 10 de diciembre en ser desplazado de su cargo. La decisión la adoptó el presidente Mauricio Macri luego de ser notificado de un presunto entramado de maniobras irregulares, que derivó en una denuncia penal impulsada por el propio Ejecutivo.
La inmediata reacción del exfuncionario fue negar el sustento de la acusación.
Una larga lista
El punto de partida para el alejamiento de Gómez Centurión fue una serie de audios publicados ayer por Infobae. Allí aparecen varias personas, en conversaciones que revelan un entramado para lucrar con actividades relacionadas al comercio a través de la Aduana.
En la denuncia, además del extitular de Aduanas, se menciona a Carlos Barreiro Laborda, alias "Cuqui", empresario paraguayo exdueño de Lo Jack; Edgardo Paolucci, director de Aduana en el Puerto de Buenos Aires; Rita María Ailán, jueza en lo Contencioso Administrativo Federal; Gustavo Mariscurrena, jefe de courier del aeropuerto de Ezeiza; Julio César Tizado, empleado de Barreiro Laborda; Federico Tiscornia, hermanastro del exjuez Guillermo Tiscornia y también empleado de Barreiro; Néstor Orlando Frega, "el Turco", empleado de la misma persona.
Además figuran Ignacio Allievi, subdirector general de Control de la Aduana y Claudio Minicelli. Este último es cuñado del diputado Julio De Vido, ministro de Planificación Federal durante la gestión kirchnerista, y socio de Barreiro Laborda.

A partir de fuentes de la investigación, el diario porteño reconstruyó el contenido de la denuncia, que asegura que Gómez Centurión le explica a Barreiro Laborda cómo hacer operaciones de contrabando y lo autoriza a hablar en nombre suyo ante importadores y aduaneros para que no quede expuesto. A cambio, se quedaría con 5.000 dólares por cada contenedor.
Siempre de acuerdo con el denunciante -que permanece hasta ahora en el anonimato por seguridad-, los involucrados hablan de contrabandear 2.000 contenedores a 1,3 millones de dólares cada uno.
Gómez Centurión y Barreiro Laborda "enfrentaban sus vehículos en un estacionamiento y se bajaban para cobrar el dinero de las coimas", indicó el denunciante, quien prometió acercar a la causa más material que tiene resguardado "con las mayores medidas de seguridad", según aseguró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 3 meses

Nada de extrañar, la Aduana de Buenos Aires fué corrupta desde antes de 1810.


Se está leyendo ahora