Aún no está construida del todo, pero ya es un centro de contención espiritual y social para los vecinos del pueblo de Vaqueros.
Ello puede evidenciarse cualquier día de la semana por la gran actividad que se registra en sus instalaciones, levantadas con mucho sacrificio y gracias a la colaboración de toda la comunidad salteña.
Se trata de la parroquia Nuestra Señora de Aparecida, que fue creada como jurisdicción en 2013 y que desde hace cuatro años ve cómo, poco a poco y con gran esfuerzo, se va edificando el templo, que hoy se ha convertido en el "corazón" del pueblo.
Es que allí las personas no van solamente a rezar o a tratar cuestiones litúrgicas. El encuentro con el prójimo, especialmente con los más vulnerables, se hace palpable, ya que el templo se convirtió en un espacio para niños, jóvenes y adultos más allá de cualquier diferencia social y con necesidades de todo tipo.
Todos los que acuden al templo tienen algo para recibir y algo para dar.
El comedor y la copa de leche
En la iglesia se habilitó hace un tiempo un comedor para las personas más humildes. Abre diariamente y todos los días a las 18 se dispensa la copa de leche para los más pequeños. Funciona gracias al trabajo de numerosos voluntarios del pueblo que buscan ayudar al que menos tiene.
"La realidad se nos impone y nos hace salir el encuentro de los que hoy en esta bendita Salta tienen hambre", afirmó Martín Farfán, párroco de Vaqueros.
A ello se le suman las jornadas comunitarias de los domingos. Los voluntarios suelen reunirse para realizar venta de comidas o bingos y así recaudar entre todos fondos para solventar los gastos.
Docentes voluntarios
Las instalaciones de la parroquia sirven además para actividades educativas y formativas. En sus aulas funciona un centro de contención de día y numerosos docentes de manera voluntaria decidieron donar su tiempo y esfuerzo para ayudar a niños y jóvenes que necesitan apoyo escolar en distintos espacios curriculares.
"Hay muchas personas que donan su tiempo, talentos, gestión y trabajo de distinta manera. Sin ellos esto sería imposible", señaló el párroco.
También se dictan talleres de oficios. Actualmente los sábados y domingo funciona un taller de panadería y repostería al que asisten más de cincuenta jóvenes del pueblo y alrededores, interesados en ayudar en la economía de la casa y en contar con una salida laboral.
Incluso, la parroquia cuenta con un gabinete informático que fue construido por una entidad bancaria del medio.

Donaciones
Un espacio fundamental ocupa la sede local de Cáritas, que constantemente apelan a la solidaridad de la comunidad con la donación de mercaderías, ropa y calzado, así como útiles escolares y libros.
Todo ello es repartido entre las familias más humildes.
"Estamos muy agradecidos con la gente que siempre está trayendo cosas, igual que la Catedral Basílica, que nos da una gran mano para la asistencia de los más necesitados".

Catequesis
Finalmente, en la parroquia, como en cualquier otra, están también los grupos juveniles y de catequesis, así como también se llevan adelante las reuniones de Acción Católica, que se realizan los sábados y a la que asisten niños a partir de los cuatro años.
"Los niños y jóvenes de nuestra comunidad son nuestra esperanza. Lo más lindo es que ellos se sienten parte de este proyecto comunitario", finaliza el padre Farfán.

La iglesia
La parroquia se encuentra ubicada en el km 1.610 de la ruta nacional 9, frente a la Municipalidad de Vaqueros. La misa se celebra diariamente a las 19.30 y los domingos se agrega un oficio a las 11. La secretaría parroquial atiende de 18.30 a 20.30. Quienes deseen colaborar pueden contactarse al 156-
052782.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Rodrigo Fernandes
Rodrigo Fernandes · Hace 9 meses

El clériman Padre Farnfán, el clériman... tiene un significado en la investidura del sacerdote y forma parte del sacerdocio. Recuerde... "vivimos en el mundo pero no somos de este mundo" Juan 17:16 y 18 Así mismo lo felicito por su buena obra en la Parroquia y todo el pueblo de Vaqueros.


Se está leyendo ahora