La construcción en la provincia empezó la segunda mitad del año con seis mil obreros menos. El titular de la cámara empresaria de esa actividad, Guillermo Arroyo, le dijo a El Tribuno que la mayoría de los puestos de trabajo se perdieron entre diciembre y febrero pasado y hasta julio no se recuperaron.
Un reciente informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) da cuenta de que el consumo de cemento, que brinda un panorama sobre las obras que se encararon, registró en Salta una caída del 9,3% entre abril y junio, contrapuesto con igual etapa de 2015.
En el análisis desagregado se observa una retracción del 6,8% en la compra de ese producto fraccionado en bolsas, que se vende sobre todo para la actividad privada.
El consumo a granel, usado en su mayoría para la obra pública, cayó el 18,2%.
En total, se comercializaron 74.202 toneladas del aglutinante en el segundo trimestre de 2016.
En cuanto a los tres primeros meses del año, la caída interanual en las ventas de cemento fue de 0,4%, con 69.412 toneladas comercializadas. A pesar de los números negativos, Salta figura como la segunda provincia del Noa, atrás de Tucumán, con más consumo de cemento.
"La merma en la construcción de privados se notó fuertemente en los últimos meses y en la actividad pública desde fines del año pasado hasta febrero", certificó el presidente de la Cámara Salteña de la Construcción.
Dijo que tras la paralización de la obra pública, los niveles de construcción se mantuvieron apenas para sostener a los trabajadores que quedaron en actividad.
En la parte privada el año pasado ya se alertaba una situación crítica. Los últimos datos disponibles sobre permisos de edificación en la ciudad de Salta marcaron que entre junio y septiembre de 2015 se habilitaron 92.148 metros cuadrados para la construcción, que significó una reducción del 44%, con respecto a 2014.
Otro saldo negativo
La escalada inflacionaria, el desempleo y la mayoría de las actividades productivas y comerciales congeladas o en descenso también dejaron sus huellas en el mercado inmobiliario de la provincia.
El estudio del Ieral indica que la compra y venta de inmuebles en Salta, con 1.050 transacciones, cayó un 15,9% en el segundo trimestre del año, comparado con el mismo período anterior. De todas maneras, hubo una leve compensación en la merma: se registró un incremento interanual del 52% en los precios promedios de las operaciones.
Guillermo Arroyo "Aparte de la obra pública, la construcción también se retrajo por la falta de demanda del sector inmobiliario".
En el primer trimestre del año la actividad inmobiliaria estuvo estancada con 1.003 transacciones, que significaron una disminución del 0,3%.
A la espera
El empresariado de la construcción espera una bocanada de aire con la concreción de los anuncios de las obras públicas que se iniciarían en esta segunda mitad del año.
Desde el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) se comunicó que la Nación destinará $1.424 millones para la edificación de 1.600 casas en distintos puntos de la provincia.
Hay expectativa, además, por el crédito de $800 millones para obras que llegarán a los municipios a través del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional, que subscribió el Gobierno salteño.
De ese monto, Capital, Orán y Tartagal recibirán $10 millones cada una. El resto del dinero se dividirá en las restantes 57 comunas salteñas.
Dentro de dos semanas, en tanto, se conocerán los proyectos de obras que la Provincia encarará con el 80% de los 300 millones de dólares que obtuvo de la colocación de títulos de deuda en el mercado de capitales. El destino del 20% de los fondos restantes quedó a cargo de los municipios, que en su mayoría ya definieron las obras en las que ocuparán el préstamo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora