Con la reducción del 30% al 25% de los derechos a la exportación de soja, los productores de esa oleaginosa en Salta tendrán un margen bruto de ganancias de 38 dólares por hectárea, según un informe de la Asociación de Productores de Granos del Norte (Prograno). Antes de la baja de las retenciones, anunciada la semana pasada solo para los distritos incluidos en el Plan Belgrano, el saldo era negativo (-12,7 dólares por hectárea).
Pese a que la medida fue bien recibida por el sector agropecuario local, aún no alcanza para que los arriendos, que en la provincia rondan el 40% de los campos aptos para el cultivo, sean negocio. De acuerdo a Prograno, se perderían 60 dólares por hectárea si se produce soja en tierra alquilada, en base al precio histórico de esa operación, que equivale al 20% de lo producido. El costo total de producir soja en tierra ajena asciende en la actualidad a 552 dólares por hectárea.
En los últimos dos años ese valor fue menor e, incluso, en muchos casos, se ofrecieron campos sin arriendos para que sean sembrados con maíz y evitar que los lotes se llenen de malezas.

Rentabilidad

Por la devolución de los cincos puntos de la retención los empresarios rurales salteños dejarán de pagar U$S 23.400.000 al fisco. El cálculo es en base a las 1.170.000 toneladas de soja que se prevé cosechar en la campaña 2016-2017. Se ahorrarán 20 dólares por tonelada cultivada o 52 dólares por hectárea.
La vuelta de la rentabilidad en la producción de soja deriva que con otros cultivos pase lo mismo. En los últimos años la sobreoferta de poroto, chía, sésamo, pisingallo, hizo bajar el valor de esos productos.
"Cuando la soja tiene rentabilidad, automáticamente se equilibran las superficies destinadas a las producciones regionales", afirmó el gerente de Prograno, Lisandro de los Ríos, autor del informe sobre el nuevo escenario agrario.
Un reciente estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estima que el margen neto de ganancias de un productor ubicado en la zona de Anta, a 1.150 kilómetros del puerto de Rosario, será del 11% de sus ingresos brutos. En el escenario tributario anterior era del 6%.
Aún así, el contraste de la renta con la región central del país es abismal. En el caso de un campo ubicado a 100 kilómetros del puerto, el margen neto en relación a los ingresos brutos es del 31% .

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora