Las idas y vueltas del Concejo Deliberante capitalino sobre la prohibición de la entrega de bolsas en los supermercados terminó por confundir a comercios y clientes.
Desde el 1 de enero rige una ordenanza, sancionada en octubre pasado, que dispone que no se pueden entregar los empaques plásticos para llevar mercadería en los súper. Sin embargo, otra norma emitida a fines de noviembre por el mismo cuerpo deliberativo obliga a los negocios a entregar unas bolsas especiales y sin costo.
En los hechos, en la ciudad existen supermercados que aún brindan bolsas, algunos gratis y otros las cobran, según un relevamiento que realizó ayer El Tribuno.
La ordenanza de la prohibición (N§ 13.553) establece multas de hasta $31.750 y clausuras, que podrían ser de 90 días, a los supermercados, hipermercados y comercios mayoristas que entreguen bolsas a los consumidores.
La Secretaría de Ambiente y Servicios Públicos de la comuna debe hacer cumplir esa disposición. Este diario intentó comunicarse con ese organismo para conocer las acciones que llevarán adelante con respecto a los infractores, pero las llamadas resultaron infructuosas.
El titular de esa área, Federico Casas, estuvo ausente en la reunión que había convocado la Secretaría de Defensa al Consumidor provincial para resolver la denuncia del abogado Daniel Paganetti contra los súper que cobraban (algunos lo siguen haciendo) las bolsas plásticas. En aquella jornada del 20 de diciembre se tendría que haber resuelto si es que se debe devolver lo recaudado por las ventas, que habrían sido promovidas, según los comercios, por la misma secretaría de Ambiente municipal.
La contradicción
El instrumento que obliga a los súper a entregar bolsas sin costo fue elaborado por la concejal Ángela Di Bez. La edil dijo a este medio que la ordenanza sería promulgada por el Ejecutivo dentro de un mes.
La legislación consigna que los recipientes plásticos deben cumplir con la norma IRAM 13.610, que dispone que los empaques tienen que tener un mayor tamaño y resistencia a los convencionales. La edil explicó que la finalidad es que se pueda cargar más mercadería, para disminuir la cantidad que se utilizan, y también deben tener más capacidad para la disposición de los residuos.
Además, tendrán que entregarse bolsas diferenciadas para la basura orgánica y para la reciclable.
"Es muy fácil prohibir la entrega de bolsa y que se las arreglen como puedan. Ahora están en un lío los supermercados y los clientes, quienes no tienen cómo llevar su mercadería", sostuvo Di Bez.

La cuarta será la vencida

Para el 3 de febrero fue convocada la audiencia para resolver la denuncia realizada, a mediados de octubre pasado, por el abogado Daniel Paganetti contra los supermercados que vendían bolsas plásticas en las líneas de caja.
Será la cuarta reunión convocada por la Secretaría de Defensa al Consumidor de la Provincia.
La última audiencia, que se organizó para el 20 de diciembre, quedó trunca por la ausencia de un representante de la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad, que según los súper fue de donde vino la iniciativa de cobrar por las bolsas.
Paganetti denunció que es ilegal cobrar por las y planteó que se debería devolver lo recaudado bajo ese concepto.
En la presentación, el letrado sostuvo que las firmas deberán detallar el monto cobrado desde el 1 de agosto pasado (cuando se inició la venta) y proponer la forma en que se restituirá.
Afirmó que los supermercados aprovecharon la iniciativa del Concejo Deliberante de desalentar el uso de las bolsas para "introducir un lucro ilegal" y que el costo de las mismas fue determinado arbitrariamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora