Desde 2008 hasta el año pasado se cometieron en la Argentina un total de 99 femicidios perpetrados por padres o padrastros de las víctimas, reveló un informe estadístico de una ONG especializada en la temática. Según consta en un informe del Observatorio de Femicidios Marisel Zambrano, dependiente de la Casa del Encuentro, de los 2.094 asesinatos a mujeres registrados en ese lapso, 65 asesinos eran padres, 17 padrastros, seis exparejas y 11 parejas de las madres de las víctimas.
El dato surge luego de que la semana pasada en Mendoza, Roque Arroyo matara a puñaladas a su hija Ayelén, que lo había denunciado por violencia sexual.
El registro de la ONG detectó que 30 de los femicidas se suicidaron luego de asesinar a sus hijas o hijastras, 14 de ellos tenían denuncias previas y cuatro tenían prohibiciones de acercamiento.
"En el caso de Ayelén no sólo fue su padre quien la asesinó, la Justicia también es cómplice. La palabra de Ayelén para la Justicia no es válida. ¿Y para sus hermanos? Se establece una cofradía masculina en la cual se protegen los hombres y mantienen su dominio sobre las mujeres que consideran como suyas", reflexionó la presidenta de Casa del Encuentro, Ada Rico.
A la pregunta de ¿cómo llega un padre a matar a su hija?, Rico respondió: "Seguimos en la estructura del "pater familia''. El varón que trata a su pareja o a su hija como si fuera su dueño y por ello pueden abusarlas o matarlas, replicando la noción del patriarca. Se trata de hombres que pretenden la dependencia tanto emocional como social y económica, y no soportan la autonomía de su pareja o sus hijas".

En el mundo, 1 de cada 3 mujeres fue víctima de actos de violencia física o sexual. En la mayoría de los casos, fueron agredidas por sus parejas, aunque no pocas caen en manos de progenitores.

Otro dato que impacta es que 59 víctimas del trágico listado tenían entre 2 y 12 años; 18 eran bebés de hasta un año y 14 eran adolescentes de entre 14 y 18 años.
"En muchos de estos femicidios el asesinato de hijas se utiliza como castigo hacia la madre, violentándola desde otro lugar, no agrediéndola directamente, dirigiendo la violencia hacia quien ella más quiere", finalizó la dirigente social.
Los números del año pasado
Otro informe del Observatorio de Femicidios, Adriana Marisel Zambrano, destaca que en 2015 hubo al menos 286 femicidios, con lo cual quedaron sin madre 214 niñas y niños.
El informe asegura que, desde 2008, hubo un total de 2.094 femicidios.
En 2014 fueron 277 las mujeres asesinadas en casos de violencia de género. En tanto, el trágico ranking lo encabeza la provincia de Buenos Aires, aunque Salta tiene la tasa más alta.
Según el informe, también murieron 43 hombres y niños en 2015 en el marco de lo que la ONG llama "femicidios vinculados", es decir, aquellos varones que quedaron en la "línea de fuego" de los asesinos de las mujeres.
El 50% de los crímenes de mujeres en el mundo son por femicidio. De las 900 millones de personas en el mundo que son analfabetas, más del 60% son mujeres.
Desde la Casa del Encuentro señalaron que con la presentación del informe están remarcando la necesidad de diseño, reglamentación y puesta en marcha de los artículos pendientes de la Ley N§ 26485, incluido el Plan Nacional de Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales y estadísticas oficiales integrales y transversales de la temática. También reclaman la "asignación de presupuesto acorde para poder implementar en su totalidad la Ley N § 26485; incluir en las estadísticas de femicidios que publica la Corte Suprema de Justicia los femicidios en que el agresor se suicida; tratamiento del anteproyecto de ley sobre pérdida automática de la responsabilidad parental del femicida condenado", entre otros puntos.
Otro reclamo que surge de las cifras es el tratamiento del anteproyecto de ley Brisa, que busca un reconocimiento económico para los niños huérfanos por femicidios hasta la mayoría de edad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora