El aumento de los combustibles del 8 por ciento a nivel nacional que comenzó a regir a partir de ayer hizo que cambiaran todas las pizarras de las estaciones de servicio. En Salta, donde solo el diésel más barato no supera los $20, el impacto en el bolsillo de un trabajador es mucho mayor al que sufre el de Buenos Aires.
El litro de la nafta súper en una YPF se paga desde las 0 de ayer 20,46 pesos en la ciudad de Salta y $18,40 en Buenos Aires, una diferencia de casi 2 pesos por litro. La Infinia, el combustible más caro y refinado que ofrece la petrolera estatal, se fue a 22,46 en Salta, y a 20,85 en cualquier estación de servicio en Buenos Aires.
La diesel Infinia en Salta cuesta a partir de ayer 20,36, en territorio bonaerense 18,94 y la Diesel 500, la más barata de todas, en Salta se fue a 18,28 y en Buenos Aires 16,89.
Así, llenar el tanque con nafta Súper costará aproximadamente en Salta $850, mientras que en Buenos Aires un poco menos de 750 pesos, dependiendo el tanque de nafta de cada vehículo. En el caso de la Premium, el costo será cercano a los 1.123 pesos en caso de un tanque de 50 litros; contra los 1.042 en Buenos Aires.
Refinor también cambió el precio de todas sus naftas a partir de ayer con el aumento del 8 por ciento.

Entre las más caras

El aumento en combustibles que empezó a regir esta semana fue uno de los más anunciados, y se concretó tras meses de idas y vueltas sobre el día y el porcentaje.
El anuncio se enmarcó en un acuerdo de transición hacia el fin del barril "criollo" para que el país ya no esté a contramano del mundo.
Ahora el petróleo está en suba -el WTI cerró a 52,39 dólares el barril- y los precios en todo el mundo suben, pero si baja se expresan en las expendedoras de combustible. En la Argentina esto no ocurría ni ocurre, y la idea es liberar los precios hacia delante.
El litro de nafta súper desde hoy se paga 1,16 dólares al tomar el promedio de los valores del mercado (mucho más caro en el interior del país), unos 15 centavos por encima del promedio mundial, según consigna el sitio Global Petrol Prices, que hace un seguimiento país por país con datos oficiales. Este valor está muy por encima de Bolivia (0,59 centavos de dólar) y los Estados Unidos, donde se ubica en 0,69 centavos de dólar.
El valor en México es de 0,82 centavos por litro, mientras que en Paraguay se ubica en un dólar, con precios actualizados al 9 de enero. Esto explica la razón de que muchos argentinos crucen la frontera para cargar el tanque del auto en el país fronterizo.
La nafta de Chile se ubica levemente más barata que la de Argentina -1,15 dólares -, mientras que en Brasil (1,18 dólares) y Cuba (1,36 dólares) resultan más caras que en suelo local. Uruguay, país que depende enteramente de la importación de petróleo, tiene la nafta más cara de la región: los 1,57 dólares por litro hacen que la nafta salga un 35% más que en Argentina.
La osciliación del barril del petróleo no es el único valor que condiciona al precio de la nafta en cada país. El precio de los impuestos internos y la devaluación son claves en los cambios de los valores al público. Es por ese motivo que, por ejemplo, el litro en Venezuela cuesta un centavo de dólar.
El país es un gran productor de petróleo y por eso es tan barata, pero la depreciación de la moneda local incide con fuerza en este número final: los precios de una economía con hiperinflación están distorsionados.
El componente impositivo de los hidrocarburos impacta en el precio final que paga el consumidor argentino con su bolsillo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...