Echando una mirada hacia atrás se da cuenta que todo comenzó cuando era apenas un niño en el taller de orfebrería de su tío Juan Carlos Pallarols, donde también trabajaba su papá. Al terminar la secundaria intentó desafiar aquel destino que parecía cantado empezando una carrera universitaria, pero no hubo caso: al oficio lo lleva en la sangre. El orfebre Jorge Pablo Pallarols dialogó con El Tribuno sobre su arte, la herencia familiar y la confección del bastón de mando que le encomendaron para el electo intendente de la ciudad, Gustavo Saénz.

En Salta está realizando el bastón de mando al electo intendente de la ciudad...
Sí, además estamos haciendo algunas copias porque hay coleccionistas que les gusta adquirir réplicas de los bastones.

Nos describe el bastón de Gustavo Sáenz...
El bastón que tenemos acá es el que le pertenece a la Municipalidad, al cual nosotros hemos restaurado, le cambiamos el color a la madera por uno más oscuro porque nos pareció que era mucho más señorial y para que además el agiornamiento de la restauración del color de la madera ya no dé un cambio de tapa. Por otro lado, tratamos de respetar en las copias, las mismas técnicas que utilizaron para hacer este bastón que serían sin tanta tecnología como con las viejas y tradicionales herramientas. Sólo que no le vamos a poner algunos elementos como se puede apreciar: algunos anillos alrededor de la madera porque no queremos superar a la pieza original. Que la réplica no llegue a la misma altura de la que se copia. Tiene el escudo de la ciudad de Salta y en este caso yo soy el que lo tiene que llevar para la entrega este miércoles.

¿Cuál es su vínculo con Juan Carlos Pallarols, el prestigioso orfebre que confecciona los bastones presidenciales en la Argentina?
Yo soy Pallarols de línea directa porque mi papá que ya falleció y fue orfebre toda su vida era hermano y socio de Juan Carlos. En el '83, desde el primer bastón de la democracia que hace la familia yo estaba junto con mi papá y mi tío. Tenía 17 años, miraba y pensaba si algún día me tocaría hacer algún bastón a mi. Soy la séptima generación con dos de mis seis hermanos que nos dedicamos a la platería.

¿Qué opinión le merece la polémica por la entrega del bastón presidencial? No sé si su tío ya definió a quién se lo va a entregar finalmente...
Mi tío me comentó que él va a hacer lo que determina el protocolo del presidente entrante, es el que tiene de alguna manera la desición. Esa desición es llevar el bastón a la Casa Rosada para que el gobierno saliente se lo pueda entregar a Macri, el nuevo presidente. La agresión de la que se habla la recibió un empleado y no él personalmente. De todos modos después se disculparon por el hecho. Pienso que puede haber sido una confusión.

¿Está viviendo en Salta?
Sí, hace menos de un año. Es la tercera vez que vuelvo a Salta a radicarme y calculo que es de forma definitiva porque tengo ganas de quedarme.

¿Por qué eligió esta provincia?
Siento que la velocidad del oficio es mucho más lenta que en las grandes ciudades. Salta tiene un paisaje único, precioso que me cautivó. En lo personal, el enamoramiento y cariño muy especial a la gente que hicieron que Salta sea mi lugar en el mundo.

¿Cómo fueron sus inicios en el taller?
A veces, cuando salíamos del colegio, mi mamá le decía al micro escolar que nos deje en el taller porque tenía previsto acompañar a mi padre. Allí estábamos horas jugando. Al principio era el peligro de no tocar algunas cosas, ciertos olores y después entre los 9 y 11 años comenzamos a calar maderitas balsas para hacerle mariposas a mi mamá. A los 14, formaba parte del equipo del taller con mi papá y mi tío Juan Carlos. Ahora tengo 49 años.

¿Qué significa portar el apellido Pallarols?
Es una responsabilidad, pero en realidad nunca lo sentí así. Hace 20 años decidí enseñar este oficio y comencé con una escuela. Desde entonces no paré, habré preparado unas mil personas entre Salta y Buenos Aires. Creo que el hecho de compartir este oficio que antes se celaba un poco para mi fue romper un poco el paradigma del silencio y el secreto de lo valioso de la familia. Me alivió el peso o la responsabilidad de llevar un apellido tan prestigioso en la orfebrería.
Las piezas más destacadas que haya realizado....
Sentí mucho placer cuando le realicé un mate que le entregué a Diego Maradona. Pero también hay anécdotas y hechos que le dan mucho valor a piezas que quizás no tienen la misma naturaleza e importancia de las celébritis. Me pasó no hace mucho tiempo que una persona necesitaba hacer una restauración; ella estaba con diagnóstico determinado, desahuciado y quería poner algunas cosas para heredar a sus hijos y entre esas había algunas piezas de metal que habían pertenecido a la familia y que se las quería dar en condiciones. Se le hizo la restauración en el mejor tiempo posible y nos acercamos a dejarselas porque ya estaba con tubo de oxígeno. Ella quedó muy agradecida. Por un lado fue muy fuerte y emocionante, y por el otro, la satisfacción de haber podido colaborar. También hice trabajos para el colegio donde realicé toda mi formación. Tuve la oportunidad de poder trabajar en un cáliz para el papa Juan Pablo II en el taller de mi padre cuando se lo encargó la Arquidiócesis de Orán.

Que opina de la orfebrería en la Argentina y especialmente en Salta...
A medida que van cambiando los paradigmas, mi generación ya no es exactamente como era la de mi padre y mi tío, en la que el estilo y la manera de trabajar era mucho más tradicional. Hoy, por lo que enseño y veo, los orfebres no se quieren atar tanto a que las piezas sean de acuerdo a la época colonial y el Virreinato, que tienen una mezcla de europeo con lo aborigen. La platería de hoy se está abriendo a buscar otro tipo de diseños más libre y si bien puede usar de eso en tanto lo necesita no es como la única alternativa.
En Salta hay que desarrollar más, justamente uno de los objetivos que yo asumo. El siglo 17, 18 y parte del 16, Salta fue un pueblo de plateros muy importante, quizá el más importante de Sudamérica porque era donde se manufacturaba todo el metal que se traía del cerro Rico, en Potosí- Bolivia, y de ahí se retribuía a toda la zona del norte. Me gustaría que Salta sea ese polo de plateros e inclusive tenga un museo de la platería.

¿Cuál es su estilo, cómo se define?
Yo me siento un poco ecléctico, si bien mi familia se caracterizó por el plateresco español he tenido mucha influencia de artistas de la cultura y escultura por formarme con ellos y hoy no me siento encasillado en un estilo específico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


María del Rosario Belmont
María del Rosario Belmont · Hace 11 meses

Buen día, por favor quisiera saber dónde se lo puede ver al Sr. Pallarols, mi esposo está haciendo un curso de Orfebrería y me gustaría que se entreviste con él para ver sus trabajos. Mi es esposo es jubilado y está haciendo esto por gusto, le gustan los trabajos así. Gracias


Se está leyendo ahora