En Salta se hizo sentir la marcha para reclamar por la sanción del proyecto de ley que declara la emergencia social en el Congreso de la Nación y que es impulsado por la mayoría del arco opositor y resistido por el Gobierno.
La movilización, que fue protagonizada por organizaciones sociales, de derechos humanos y estudiantiles, no contó con la presencia de sindicatos de la CGT.
Al menos mil personas se congregaron en la plaza 9 de Julio a las 10 y desde un primero momento se pudieron ver las banderas de la Central de Trabajadores de Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie, el Movimiento Evita y la Corriente Clasista y Combativa (CCC); quienes fueron las que impulsaron la marcha. También sumaron su apoyo la CTA, el MTE, el movimiento La Dignidad, Asociación Lucrecia Barquet, Patria Grande, los carreros, vendedores ambulantes y sorprendieron los integrantes del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), que llegaron desde el norte de la provincia para visibilizar su situación.
Durante la movilización convirtieron el tránsito vehicular en un infierno, aunque la fluidez de la marcha descongestionaba rápidamente las calles bloqueadas.
"Nosotros pedimos la emergencia social y laboral. En Salta tenemos una desocupación por arriba de los dos dígitos, el bono no resuelve nada porque los salarios perdieron más de un 20% del poder adquisitivo y porque las paritarias resultan innegociables en porcentajes. Las escalas quedaron muy abajo por lo que también pedimos que el Gobierno redireccione las políticas", dijo el histórico titular de la CTA, Vuenaventura David.
"Con la media sanción en Senadores se dio un paso fundamental. Esperamos que la semana que viene pueda tratarse en Diputados y contar con esta ley antes de que acabe el año", dijo el coordinador de Barrios de Pie, Nacho Palarik.
La particularidad de la marcha de Salta es que los sindicatos de la CGT estuvieron ausentes. Solo algunos "espías" de Camioneros estuvieron en las veredas mirando la cantidad de gente; la calle fue de las organizaciones.
"Nosotros también vinimos a pedir por nuestro trabajo. El nuevo Gobierno nos quitó los proyectos y los trabajadores de Agricultura Familiar. Por eso nosotros venimos en representación de las comunidades originarias y de los criollos del norte para que se reactive una política para el campesinado salteño. Queremos que sigan las políticas de fomento para que 180 familias sigamos sembrando y criando nuestros animales para la sustentabilidad y autonomía alimentaria", dijo el referente del MNCI, Ceferino Vallejo, que llegó desde Carboncito.
Luego, la movilización se trasladó hacia el Centro Cívico Municipal (CCM) en donde ya se fue desgranando la columna. Solo llegaron las cooperativas, que hicieron su reclamo específico. "Nosotros queremos que nos ayuden a regularizar nuestro trabajo. Queremos dignidad", dijo la trabajadora de la cooperativa Mart-Rec, que son los cartonero del Vertedero San Javier.
Los manifestantes no fueron recibidos en la Municipalidad y les impidieron el paso. Hubo momentos de tensión, sin embargo se mantuvo la calma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora