El número de solicitantes de asilo en la Unión Europea casi se duplicó durante el verano boreal en comparación con la primavera, con más de 410.000 personas registradas, venidas principalmente de Siria e Irak, según los datos publicados ayer por la agencia europea de estadísticas Eurostat.
Entre julio y septiembre 413.815 personas presentaron un pedido de protección internacional en la UE. Entre abril y junio fueron 213.200.
Alemania y Hungría registraron más de la mitad de las solicitudes (respectivamente 108.305 y 108.085), 53,3% del total, según Eurostat.
Suecia registró 10% de las solicitudes (42.500), Italia 7% (28.400) y Austria 7% (27.600). Francia recibió el 4,3% de los pedidos (17.640). España en tanto registró el 0,9% de los pedidos (3.585).
En relación con la población de cada país, Hungría se sitúa en el primer lugar con 10.974 personas que solicitaron protección por primera vez por millón de habitantes, delante de Suecia (4.362) y Austria (3.215).
Sin sorpresa, un solicitante de asilo de cada tres (33%) viene de Siria. Los afganos se sitúan en segunda posición (14%), seguidos por los iraquíes (11%) y en menor cantidad los albaneses (6%) y paquistaníes (5%).
La cantidad de solicitantes de asilo debería volver a aumentar ya que 800.000 pedidos estaban siendo analizados a fines de septiembre, advierte Eurostat, esto es dos veces más que hace un año.
Estos pedidos conciernen principalmente a Alemania, con 366.000 demandas, contra un poco más de 100.000 para Hungría.

Escándalo y renuncia
En este contexto, el jefe del principal centro de registro de refugiados de Berlín (Lageso), muy criticado por la acogida de los migrantes, se vio obligado a renunciar el miércoles por la noche.
El alcalde socialdemócrata de la capital alemana, Michael Mller, reclamó "una nueva dirección para el Lageso, que asuma realmente sus responsabilidades", en una entrevista a la radio local RBB.
Las autoridades municipales anunciaron por la noche la dimisión del jefe de la oficina para la Salud y la Asistencia Social, Franz Allert.
El responsable de la oposición conservadora en Berlín, Stefan Evers, calificó esta renuncia de "ejecución pública".
Cientos de refugiados hacen cola cada día en medio de un caos absoluto. En el edificio, los funcionarios están desbordados pese a las horas extras, los refuerzos y los intentos de reorganización de la acogida en otro inmueble.
Cada día, 500 migrantes están convocados para las 9 de la mañana, pese a que todo el mundo sabe que solo se pueden tratar 200 expedientes, criticó recientemente una empleada citada por RBB. "Pero nos dicen que son las órdenes y que debemos cumplirlas".
Unos cuarenta abogados presentaron esta semana una demanda contra el dirigente de Lageso y el responsable de la política social municipal por "heridas corporales" en el ejercicio de su profesión.
Los solicitantes de asilo deben pasar por esta administración para registrarse y recibir ayuda, como una vivienda.
Alemania, principal destino de los migrantes que llegan a Europa, acogerá en 2015 a un millón de solicitantes de asilo. En lo que va del año llegaron unos 70.000 a Berlín.

Crece la violencia contra refugiados
Ante la afluencia masiva de migrantes y el miedo a posibles ataques terroristas, Alemania ve recrudecer la violencia contra los refugiados, fenómeno que las autoridades no consiguen frenar.
Ahora que el país prevé superar el millón de demandantes de asilo antes de que acabe el año -una cifra que sobrepasa la prevista oficialmente de 800.000 para todo el año- el gobierno de Angela Merkel muestra inquietud frente al auge del odio contra los extranjeros.
Y sobre todo cuando el partido antiinmigración Alternative fr Deutschland (AfD) aumenta su protagonismo.
De nuevo esta semana, el ministro del Interior Thomas MaiziŠre se mostró enérgico juzgando estas violencias que van "desde la destrucción de material a tentativas de homicidio", "indignantes e inaceptables".
En septiembre, la canciller Angela Merkel aseguró que estos actos, especialmente los incendios en los hogares de demandantes de asilo, serán castigados "con todo el rigor del Estado de derecho".
Sin embargo, según una investigación del semanario Die Zeit, de los 222 ataques más graves cometidos este año contra hogares de refugiados, solo cuatro casos han concluido en condenas.
Die Zeit destacó la falta de medios dedicados a estas investigaciones, pero apuntó también a las dificultades sobre el terreno, como la ausencia de testimonios, ya que un gran número de hogares se encuentran en zonas poco habitadas.

Sin muertos, por ahora
"El hecho de que no haya habido muertos hasta ahora solo responde a la suerte", consideró por su parte Timo Reinfrank, de la Fundación Amadeu Antonio, que lucha contra el racismo. Los ataques racistas se han multiplicado sobre todo desde este verano con la llegada masiva de cientos de miles de candidatos de asilo en solo unas pocas semanas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 11 meses

CAGO FUEGO EUROPA, SE LE LLENO DE MOROS, GENTUZA, CHORROS, FULEROS Y ALGUNITO QUE OTRO RESCATABLE.


Se está leyendo ahora