Más de 115 milímetros llovieron desde la noche del lunes hasta ayer, al cierre de esta edición, lo que implica que en un día cayó más del triple de agua que lo que se esperaba en todo el mes. Durante la tormenta hubo derrumbes en la capital y en Coronel Moldes, calles anegadas, rutas inundadas en Cerrillos y San Agustín, y escuelas evacuadas.
Entre la noche del lunes y las 9 de ayer, se desató un intenso temporal que dejó un saldo de 79,4 milímetros caídos, de acuerdo con datos del Servicio Meteorológico Nacional con sede en el Aeropuerto Martín Miguel de Gemes.
Durante el resto del día siguió lloviendo y se acumularon unos 36 milímetros más: en total llovieron más de 115 milímetros en menos de 24 horas. La cifra supera los aproximadamente 30 milímetros de agua que, en promedio, suelen caer en abril.
Desde 2000 en adelante, la jornada más lluviosa de la que se tuviera registro en abril fue en 2011 y la marca había llegado a los 58 milímetros.
En lo que va del mes la suma llega a 127,8 milímetros y desde Meteorología anticiparon que las precipitaciones seguirían hasta el viernes.
Áreas colapsadas
Las zonas de la capital más afectadas por el temporal que se desató el lunes a la noche fueron el sur y el sudeste, donde los caminos de ripio se transformaron en arterias improvisadas de una corriente fluvial. Ceferino sufrió una vez más el desborde de una terminación del tendido cloacal.
El Tribuno recorrió distintos puntos del ejido capitalino y constató el mal estado de los desages pluviales. Pastizales largos, imbornales colapsados, rendijas al límite, basura y hasta animales viviendo en los canales fueron algunas de las imágenes repetidas.
En la ciudad, no hubo evacuados según confirmó el subsecretario de Prevención y Emergencias, Nicolás Kripper.
El agua provocó derrumbes en el pasaje Solá, próximo al monumento Gemes, justo atrás de un hotel cinco estrellas.
En Limache, los vecinos sufrieron el desborde del río Ancho y el susto se apoderó de los habitantes del barrio.
Una de las localidades más afectadas por el temporal fue Cerrillos, donde el aguacero se coló por los muros de la escuela Marcos Sastre. Los directivos suspendieron las clases y enviaron a los chicos de vuelta a sus casas. La misma situación se vivió en el establecimiento Emilio Espelta, en cercanías de la ruta provincial 21, camino a San Agustín.
"Es la primera vez que nos inundamos de esta manera. Es un edificio antiguo, tiene 75 años, pero no es posible que tengamos que sufrir de esta forma. Se nos llenó todo de agua", contó la docente Miriam Ortega, quien tiene a su cargo la sala de cuatro años. "Nos ayudó la policía para sacar los chicos, porque estábamos atrapados y no podíamos salir", agregó.
En el kilómetro 8 de la ruta 21, en la entrada a Las Palmas, la ruta quedó completamente anegada y se convirtió en un lago con una extensión de un kilómetro aproximadamente. De uno y otro lado, se agolparon filas de hasta quince vehículos. Algunos conductores arremetieron contra el agua y terminaron varados.
Recién a las 13 se restableció la circulación.
También en Cerrillos, a la vera de la ruta 68, el domicilio que alquila la familia Cajal se vio colmado de agua. Las corrientes entraban por todas partes y los brazos no daban abasto para ponerle resistencia a la corriente.
Según informó la Municipalidad de Cerrillos, tuvieron que asistir a diez familias de los barrios Congreso Nacional, La Rinconada, 2 de Abril y Los Alamos por anegamientos de viviendas.
Otro lugar sensiblemente afectado fue Coronel Moldes, donde se sucedieron cuatro derrumbes en la ruta provincial 47 que conduce al dique Cabra Corral. El más notorio fue en el kilómetro 8, donde los desprendimientos crearon un montículo de más de 4 metros de altura.
Vialidad de la Provincia tuvo que llevar una retroescabadora para mover las rocas.
Miles de familias aisladas

Alrededor de 40 mil habitantes de las localidades de La Merced, El Carril y Chicoana, quedaron aislados por varias horas. De acuerdo al pluviómetro del establecimiento agrícola San Joaquín, entre la madrugada y la mañana de ayer cayeron 140 milímetros en El Carril.
La ruta nacional 68 estuvo cortada en varios tramos desde La Merced hasta Coronel Moldes. Y la provincial 33, que une Chicoana y El Carril, estuvo interrumpida por unas cuatro horas debido a la colmatación de canales de desages.
La Merced estuvo partida en dos por las aguas. Desde la zona de la ruta 68 en El Algarrobal y en la zona de Las Pircas el volumen de agua superaba los 80 centímetros y se extendía por varios kilómetros sobre la ruta 68.
temporal.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


clon clon
clon clon · Hace 7 meses

LLUVIA IMPENSADA O NO, TENEMOS UNAS RUTAS DE MIERDA, QUE LES HACEN UNOS CHOTOS TRABAJOS QUE DURAN UNA LLOVIZNA INVERNAL, PORQUE CREEN QUE SOMOS ESTUPIDOS Y NO NOS DAMOS CUENTA QUE SE TRAGAN EL 90% E INVIERTEN EL 10%. HAGAN CANALES, PODEROSOS Y BIEN HECHOS CANALES AL COSTADO DE LAS MUERTAS VIAS PARA QUE POR LO MENOS LA 68 NO COLAPSE, QUE HASTA LOS COLECTIVOS LE ES IMPOSIBLE TRANSITAR, DESDE QUE TENGO USO DE RAZON OCURRE ESTO Y LES ESTOY HABLANDO DE HACE MAS DE 50 AÑO ATRAS. A TODOS LOS PRODUCTORES DE LA ZONA DE Rº DE LERMA, YO LES LLAMARIA PRODUCTORES DE DESGRACIA, MULTENLOS, LA PUTA MADRE, SON ELLOS LOS CAUSANTES DE LOS DESASTRES EN LOS PUEBLOS DEL VALLE

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 7 meses

La nota es buena. También ilustrativa, de lo precario que es todo en "la impresentable que enamora". Dejo constancia, que si cuando iba al Colegio, el cura Arana me hubiera visto escribir "retroescabadora", yo todavía estaría poniendo "retroexcavadora" en el pizarrón.


Se está leyendo ahora