El Gobierno británico redobló esfuerzos ayer para atajar los incendios causados por el Brexit, que ha sepultado a la libra esterlina, provocado episodios xenófobos y tiene a la clase política y a los socios europeos en vilo.
A las 9.55 horario GMT la moneda británica marcó 1,3222 respecto al dólar, su peor nivel desde septiembre de 1985. La libra ya había caído el viernes a su más baja cotización en 30 años frente al billete verde.
A su vez, la cotización de la libra esterlina frente al euro era de 1,2029 por cada unidad de la moneda del bloque regional, lo que representa un descenso del 2,34 por ciento.
En la Bolsa de Valores, el índice FTSE-100 de Londres perdía a media mañana 83,25 puntos -el 1,36%- hasta situarse en 6.055,44 puntos.
El sector bancario también registraba importantes descensos. Las acciones del Royal Bank of Scotland (RBS) perdían el 14,27%, mientras que las del Barclays bajaban el 9,10% y las del HSBC caían el 8,33%.
Otro sector a la baja es el asegurador. Los títulos de Aviva bajaban el 4,86%, los de Legal & General perdían el 9,7% y los de Old Mutual retrocedían el 3%.

Ministro pide calma

El ministro de Economía, George Osborne, intentó tranquilizar ayer a los mercados al afirmar que la "fortaleza" de la economía del país ayudará a afrontar las dificultades relacionadas con el brexit.
En una declaración antes de la apertura de la bolsa, Osborne admitió que es "inevitable" que la economía tendrá que ajustarse a la nueva situación, pero envió un mensaje a los empresarios de que la economía es "fundamentalmente fuerte" y "está abierta a los negocios".
El dimitido primer ministro David Cameron confirmó que su gobierno respetará la voluntad popular y anunció la creación de un departamento especial de altos funcionarios encargado de las complejas negociaciones para dejar la UE.
merkel renzi hollande primer ministro europa.jpg
Angela Merkel, Francois Hollande y Matteo Renzi, en la reunión. Foto: AP
Angela Merkel, Francois Hollande y Matteo Renzi, en la reunión. Foto: AP
La respuesta de Alemania, Francia e Italia fue rotunda. "No va a haber discusiones formales o informales sobre la salida del Reino Unido de la UE mientras no haya una demanda de salida de la UE", dijo la canciller alemana, Angela Merkel, tras recibir a sus pares de esos países. El forcejeo negociador se prolongará previsiblemente hoy y mañana durante la cumbre de la UE en Bruselas, a la que acudirá Cameron. La incertidumbre que rodea el proceso impacta de forma especial en los mercados, y los empresarios e inversores ya hacen planes para deslocalizar actividades.
Standard&Poors bajó la nota AAA del Reino Unido dos peldaños, hasta AA, con perspectiva negativa.
La bolsa de Londres perdió 2,55% al cierre, y el impacto fue especialmente duro en el sector bancario, el inmobiliario, las aerolíneas.
La libra esterlina cayó en picada de nuevo y llegó a marcar de nuevo su peor nivel frente al dólar de las últimas tres décadas.
En dos días se ha depreciado un 12% respecto al dólar, un 10% respecto al euro.
Una quinta parte de los dirigentes empresariales británicos prevé deslocalizar una parte de sus actividades, según un sondeo de la patronal.
El Brexit supone otro desafío "desfavorable" para la economía mundial, advirtió el Tesoro estadounidense.

Incidentes xenófobos

A la tensión política y financiera se añadieron algunos incidentes xenófobos en distintos puntos del país.
Un centro cultural polaco en pleno centro de Londres amaneció con pintadas racistas, y en una localidad del sur de Inglaterra, Huntingdon, aparecieron folletos exigiendo a los polacos que se vayan del país, motivando una queja de la embajada.
Una parte de los votantes pro-Brexit aseguran que hay demasiados inmigrantes en el país, y la comunidad polaca en el Reino Unido es la más numerosa de los países de la UE, con unos 654.000 miembros, según el censo de 2011.
Igualmente, ayer en la tarde otro grupo de “supremacistas culturales” en Birmingham, profirieron gritos emulando a simios y aterrorizaron mujeres y niños afuera de un templo sagrado musulmán
Una diputada europeísta británica, Jo Cox, fue asesinada hace dos semanas en plena campaña del referéndum por un perturbado con simpatías neonazis, lo que causó conmoción en la clase política.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora