El magnate inmobiliario Donald Trump enfrentaba este martes acusaciones de plagio contra su mujer, quien habría copiado un discurso de Michelle Obama, justo antes de su investidura formal como candidato republicano a la Casa Blanca. Su esposa Melania Trump, que pronunció un discurso bien recibido por los delegados el lunes en la noche, fue rápidamente acusada de haber plagiado parcialmente un discurso de Michelle Obama en la convención demócrata de 2008, en una parte consagrada a la transmisión de valores. "Mis padres me imprimieron valores: que hay que trabajar duro para conseguir lo que quieres en la vida. Que la palabra es tu capital y que uno hace lo que dice y mantiene sus promesas. Que uno trata a las personas con respeto. Me enseñaron a mostrar los valores y la moral en mi vida cotidiana. Esa es la enseñanza que doy a nuestro hijo", dijo Melania Trump. En su discurso de 2008, Michelle Obama declaró: "Barack y yo fuimos criados con los mismos valores: que hay que trabajar duro para conseguir lo que quieres en la vida; que la palabra es tu capital y que uno hace lo que dice que va a hacer; que uno trata a las personas con dignidad y respeto, aun cuando no las conozca, y aun cuando no se esté de acuerdo con ellas". Tan similares fueron ambos discursos que la campaña de Donal Trump publicó un comunicado para explicar que el equipo que había escrito el discurso de Melania había "tomado notas sobre lo que le inspiraba en la vida, y en algunos casos, incluso fragmentos que reflejaban su propia reflexión". El jefe de la campaña del magnate, Paul Manafort, negó que la antigua modelo hubiese copiado pasajes del discurso de Michelle Obama. "Ella habló ante 35 millones de personas, ella lo sabía", afirmó a la cadena CNN. "Imaginar que ella copiara las palabras de Michelle Obama es absurdo". Melania afirmó ante la convención que su marido estaba "preparado para dirigir el país" pero fueron las frases que parecían tomadas del discurso de Michelle Obama las que provocaron una polémica. "Su discurso y comportamiento fueron absolutamente increíbles. (Estoy) Muy orgulloso", tuiteó Trump. El discurso de esta exmodelo de 46 años siempre elegante y, hasta el momento poco presente en la campaña puso el punto y final a la primera noche de la convención republicana, que debe nombrar oficialmente este martes a Trump como candidato del partido en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre. "Vamos a ganar": esas fueron las únicas palabras del millonario, usualmente hablador, antes de dejar a su esposa Melania el escenario del Quicken Loans Arena. Ceñida en un largo vestido blanco, la tercera esposa del magnate de bienes raíces y 24 años más joven que él, nacida en Eslovenia y nacionalizada estadounidense en 2006, hizo con firmeza pero moderado entusiasmo un elogio de su marido, un hombre que "hará una verdadera diferencia".
melania7.jpg
Donald Trump y su esposa Melania, ayer en la convención republicana.
Donald Trump y su esposa Melania, ayer en la convención republicana.
Revuelta interna
Cleveland (Ohio), una ciudad de 400.000 habitantes bordeada por el lago Erie en el noreste del territorio estadounidense, estaba totalmente fortificada en previsión de numerosas manifestaciones, que hasta ahora han sido pacíficas y sin incidentes. El lunes la convención fue escenario de una escandalosa y furiosa revuelta de los detractores de Trump en el enorme recinto, hogar de los Cavaliers, flamantes campeones de la NBA, y donde se reunían cerca de 2.500 delegados provenientes de 50 estados. Rechifles, gritos: los debates dieron lugar a un escandaloso intercambio entre fanáticos y detractores de Trump. Los delegados antiTrump, furiosos contra un candidato que ha prometido construir un muro en la frontera con México y vetar la entrada al país a los musulmanes, estallaron de rabia contra una moción que se pretendía aprobar sin votación. Los republicanos se erigen como defensores de las fuerzas del orden, tras los recientes episodios de violencia policial contra negros, pero también asesinatos de policías. "Necesitamos fuerza", dijo Trump antes de la convención a la cadena Fox News, lanzando artillería contra un "divisivo" Barack Obama. Fracturada por la retórica incendiara de Trump, la convención también es elocuente por los grandes nombres del partido que no viajaron a Cleveland, incluyendo los expresidentes George Bush padre e hijo, los últimos dos candidatos republicanos a la Casa Blanca y el gobernador del estado anfitrión, Ohio, John Kasich. Pero la campaña de Trump niega que haya grietas: "Esta es la convención de Trump. El partido está unido", dijo Mananfort. La convención arrancó con un minuto de silencio en honor a los policías asesinados en días recientes en Dallas y Baton Rouge: el tema político del día es la seguridad, en Estados Unidos y en el extranjero, un pilar de la campaña de Trump.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora