Un robo "hormiga", aunque se trataba de cerdos, se venía produciendo desde hacía meses, y los damnificados eran humildes puesteros criollos y aborígenes que residen en el kilómetro 14, al este de Tartagal. Pero días atrás, cuando los ladrones, que ya estaban cebados y seguros de que no iban a ser descubiertos llegaron para llevarse otro porcino fueron sorprendidos por los miembros de esa comunidad. En el apuro por huir los ladrones se cayeron de la moto en la que escapaban, perdieron el cerdo y también el vehículo. Para no caer en manos de los indignados puesteros, huyeron en una moto más chica que venía de "refuerzo". No se sabe hacia qué zona huyeron.
"Si quieren la moto que nos devuelvan los chanchos que se robaron durante el año pasado", sentenció Bruno Pérez, quien reside en esa zona y vive de la cría y venta de estos animales, al igual que sus vecinos.
Pérez recordó que "desde hacía mucho tiempo veníamos sufriendo el robo de chanchos. Entre los que me robaron a mí y a otra vecina son como 100 animales de diferente tamaño: lechones chiquitos y chanchos de 30 kilos. Los ladrones venían en moto, los cargaban como un pasajero más y se iban. Pero el lunes anterior escuchamos gritar a un lechoncito y toda la gente de la comunidad salió corriendo porque ya imaginaron que se lo estaban robando. Cuando salimos a la ruta había un muchacho en una moto y dos en otra. Cuando vieron que toda la gente se dirigía hacia ellos salieron corriendo. Uno dejó tirada una moto y se subieron los tres a una más chica y se escaparon. Esa actitud que tuvieron los condena como culpables porque si fueran inocentes no tendrían por qué haber corrido", opinó el humilde puestero.
"Eran tres que venían en dos motos: en una grande de 200 cilindradas y en otra más chica. Cuando la gente salió corriendo por el grito del chancho todos se fueron a bordo de la moto más chica y dejaron tirada la otra", dijo Pérez.
Por tratarse de una moto grande, el puestero consideró que "debe ser bastante cara. Nosotros no queremos la moto. Si el dueño quiere, puede venir al kilómetro 14 y arreglamos. Le devolvemos la moto y que él nos devuelva los chanchos o lo que cuestan los animales. Si no viene perderemos los animales y a la moto la vamos a quemar porque no la necesitamos y tampoco queremos tener problemas con la justicia".
Los puesteros hicieron una denuncia policial en la comisaría 42 y describieron a los ladrones. "Uno era mayor pero los otros dos eran changuitos nomás. A mí me dejaron sin un solo "cuchi'', porque se nota que iban y venían por la ruta (86) y apenas veían uno que andaba suelto se lo robaban", aseveró Isabel Jérez, otra de las puesteras damnificadas.
Isabel y Bruno le recomendaron al dueño de la moto "que pase nomás por la comunidad con la plata de los chanchos y ahí arreglamos. Solo queremos devolver lo que no es nuestro -la moto- y que nos den lo que nos corresponde", expresaron con total sentido común.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 9 meses

q se caguen por chorros


Se está leyendo ahora