Desde enero de 2012 hasta julio de 2015, la Provincia gastó en publicidad $286 millones, casi un 30% más que los $221.477.433 presupuestados para los cuatro años completos. Para todo 2015 se presupuestaron $84.931.433, pero solo entre enero y julio medios locales, programas nacionales, empresas de eventos y agencias de publicidad le facturaron $75.398.856 al Gobierno.
Las cifras se desprenden de las resoluciones a las que pudo acceder el abogado Gonzalo Guzmán Coraita, titular de Salta Transparente, mediante engorrosas presentaciones.
El Gobierno distribuyó los fondos con discrecionalidad, aunque una norma vigente desde 2002, el decreto 57, pide ajustar el reparto publicitario a los niveles de audiencia y penetración de los medios.
El pasado 22 de junio, la jueza civil Bibiana Acuña ordenó al Ejecutivo provincial que restituya al semanario Nueva Propuesta y al programa televisivo Viaje de Pesca, que dirigen Juan Gonza y su hijo Guillermo, las pautas que les recortó y finalmente les retiró, en 2013.
La sentencia, que no fue apelada y aún espera cumplimiento, también exhortó a dictar una norma general que regule la distribución de la pauta oficial bajo parámetros objetivos y transparentes.
En su último informe anual sobre la situación de la prensa en el continente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mencionó a Salta como caso testigo, en Argentina, del uso de la publicidad oficial como herramienta de censura indirecta.
Los registros con que se cuenta de los últimos tres años y medio exponen un dispar reparto de fondos públicos en publicidad, promociones y propaganda.
En 2012, se gastó un 38,38% más que lo presupuestado. El incremento de las partidas fue muy superior a la inflación.
En 2013, la previsión presupuestaria fue sobrepasada en más de un 54%, coincidiendo con un año electoral en el que la actividad publicitaria remontó de acuerdo a los intereses políticos del Gobierno provincial por la renovación de los escaños legislativos de Salta en el Congreso de la Nación.
En 2014, la sobreejecución presupuestaria superó el 64%. El ostensible incremento concordó con las aspiraciones presidenciales del gobernador y una fuerte campaña de instalación de imagen, en medios y programas nacionales, de la que las resoluciones de la Secretaría de Prensa y Difusión de la Provincia dan cuenta solo en parte.
En 2015, en otro año de elecciones que a nivel provincial se definieron con las primarias en abril y las generales en mayo, el Gobierno gastó la casi totalidad de lo presupuestado en los primeros siete meses.
Al amparo del creciente gasto publicitario oficial y de la ley de medios, irrumpieron nuevas emisoras radiales, canales abiertos y conglomerados multimedios que en las resoluciones oficiales aparecen disgregados, pero que los registros societarios de Salta y de otras provincias ponen en evidencia.

Pauta oficial y elecciones
En concordancia con las elecciones provinciales de 2015, el Gobierno aumentó el gasto en pauta oficial durante abril y mayo.
En abril, el mes en que se realizaron los comicios primarios de Salta, la Secretaría de Prensa y Difusión tuvo la mayor erogación: fueron $16,5 millones en publicidad. En mayo, mes de las generales, el gasto fue de $14,2 millones.

cuadro publicidad.jpg
pagos a medios publicidad.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Azul Maria del Carmen Gutierrez Casanova

AGREGO QUE LOPEZ GUZMAN NO ES AUTORIDAD MORAL PARA HABLAR DE ESTO... TODO LO CONTRARIO ACA NOS CONOCEMOS TODOS

Azul Maria del Carmen Gutierrez Casanova

HUBIERA SIDO BUENO QUE HAYAN PUBLICADO LA PAUTA QUE SE DABA ASI MISMO ROMERO DURANTE SU GOBIERNO Y EL DEL PADRE !! MILLONES Y MILLONES

Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

Los gobiernos demagógicos viven de los pobres. El salteño es sin dudas un gobierno demagogo y populista. Basa su política en la emotividad. El esquema populista es sencillo. El dinero que los trabajadores pagan en impuestos se reparte entre los funcionarios, militantes del partido gobernante, prensa oficialista y los que no trabajan. Parte en efectivo (pauta, sueldo, subsidios) y parte en incentivos al consumo (promociones, planes con tarjetas, préstamos a funcionarios). El mecanismo no genera progreso ni empleo pero provoca sensación de actividad y movimiento. Ese dinero se usó para aparentar seguridad y progreso y disimular la desnutrición, la droga y el atraso. Para simular que "gobiernan". Pero la realidad nos abre los ojos una y otra vez. Con el niño desnutrido, con el enfermo abandonado, con la familia asaltada y el comerciante amenazado. Es posible una Salta mejor. Una Salta segura. Es posible una Salta con buena educación y salud para los pobres. Lo lograron pueblos con iguales condiciones socio-económicas. Eso sí, estaban gobernados por estadistas que administraban con firmeza y decisión, no por políticos demagogos que aparentaban simulando.

Julian Centella
Julian Centella · Hace 11 meses

Salta padece las consecuencias de demasiada delegación de los ciudadanos en favor de jefes y caudillos. Pensar en el futuro, trabajar para un futuro mejor para todos los salteños exige retornar a la cultura del esfuerzo y a la ética de la responsabilidad. Reordenarnos para premiar los méritos y brindar oportunidades a los que no están en inmediatas condiciones de proveer a sus necesidades vitales. Para adentrarnos en esta empresa hace falta desnudar a los que pregonan el culto a los feriados excesivos, a la indisciplina, a la negligencia. A los que descalifican a los otros en razón de su edad, de su condición sexual o sus ideas. La división arbitraria de los salteños para poner de un lado a los amigos del poder (aquellos que "tienen llegada a Las Costas"), y de otro los disidentes y rebeldes, es funcional al atraso y al peor de los conservadurismos. Necesitamos reconstruir un mínimo de cordialidad entre gobernantes y gobernados. Entre mayorías y minorías. En Salta cabemos todos, si somos capaces de anteponer la voluntad de convivir a las maniobras para satanizar lo distinto. Pero, claro, para este reencuentro alrededor de un mínimo común democrático hacen falta gestos sinceros. De todos. Sin olvidar que, también en esto, la mayor responsabilidad recae sobre quien acumula enormes cuotas de poder político y ha emprendido el peligroso camino de deslegitimar las instituciones, de destruir las garantías del voto e ignorar el compromiso de que las elecciones sean "genuinas y auténticas" como lo exigen los tratados internacionales. Todo esto sucede porque nosotros dejamos que ocurra. Porque hemos permitido la destrucción de la Política y de los partidos políticos. Porque no exigimos programas ni cuentas a los gobernantes. Deberíamos, a estas alturas, saber que las mayorías absolutas y el mesianismo conducen al poder absoluto y descontrolado. A monarquías que no rinden cuentas a nadie, que abusan del poder para provecho propio y para perpetuarse y albergar ilusiones dinásticas.

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 11 meses

Espero que ya haya terminado la "campaña de instalación de imagen" del Dr. J.M. Urtubey. Me gustaría que ahora comience la "campaña de instalación en la silla", para que se arremangue y se ponga a trabajar por y para Salta. Que ya van ocho años, y se nota bastante poco ...


Se está leyendo ahora