El Gobierno de Turquía continúa con la gigantesca purga de funcionarios policiales, militares y políticos acusados de participar en el fallido golpe de Estado.
En medio de ese creciente clima de tensión, cuatro personas, todas ellas civiles, murieron hoy en tres diferentes incidentes en Ankara, supuestamente en relación con la oleada de registros y detenciones que vive la capital turca. Además, denunciaron la censura y prohibición de unos 20 sitios webs y portales de noticias por parte del Gobierno turco. La Policía detuvo ayer a 103 generales y almirantes de las FFAA turcas, casi un tercio del total de 356 que componen la cúpula de las Fuerzas Armadas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora