Un oficial de la Policía de la Provincia que transitaba en las primeras horas de ayer por un camino paralelo a la ruta 50 fue derribado y baleado sobre la calzada, luego abandonado a su suerte junto a su motocicleta.
El violento hecho de sangre contra un oficial motivó ayer una movilización de la fuerza policial en todo el departamento Orán, pero por sobre en los cañaverales de la ruta 50.
Según una fuente oficial, a las 6 de la mañana el oficial Álvaro G. S. fue interceptado en plena calzada, cuando se dirigía a prestar servicio a la base operativa del barrio Taranto de Orán.
El uniformado iba a bordo de una motocicleta Honda Wave por el camino alternativo a la inconclusa autopista de la ruta 50.
A 4 kilómetros de Yrigoyen, a la altura de los cañaverales y por razones que se investigan -porque al parecer no hubo testigos-, un hombre salió del cañaveral hizo detener la moto violentamente y cuando el policía estuvo en el suelo le disparó. Sin embargo, el disparo alcanzó solo uno de los brazos del policía, que quedó tendido mientras el agresor huía nuevamente hacia los cañaverales.
El policía herido fue trasladado hacia el hospital San Vicente de Paul, donde se encuentra internado fuera de peligro.
A pesar de que el caso fue tomado directamente por la Brigada de Investigaciones, hasta el cierre de esta edición no habían podido dar con el agresor, quien está acusado por tentativa de homicidio calificado.

Historia reciente

Hace apenas unos días la Policía de la Provincia secuestró de manera fortuita un cargamento con poco más de diez kilos de cocaína de máxima pureza, el que fue abandonado por un bagayero "blanco" en un extraño procedimiento que se llevó a cabo en la noche en los cañaverales de la periferia de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán. El operativo fue realizado por investigadores de la Policía Provincial del sector 22 de Orán.
Aunque fue informado como un hecho fortuito, sorprendió el volumen, la forma y el lugar donde el supuesto traficante abandonó la valiosísima carga.
La zona, aseguró ayer a El Tribuno un conocido periodista del medio, pose abundantes cañaverales que son utilizados para guardar o esconder mercancías de contrabando. En el mismo lugar durante las noches cargan al mercadería a los autos que ya traspasaron los controles cercanos a la ciudad.
En ese sitio, en la noche del jueves pasado los policías hallaron a un sujeto sentado sobre una mochila, que al ver el móvil policial intentó adentrarse a los cañaverales, donde dejó caer la carga de la mochila: 10 kilos de cocaína.
En la huida el sujeto arrojó 10 ladrillos rectangulares, que fueron encontrados en medio del follaje por el personal policial, que esperó la llegada de refuerzos y de peritos de la Dirección de Drogas Peligrosas.
El narcotest tuvo resultado positivo, determinando que se trataba de diez kilos trescientos ochenta gramos de clorhidrato de cocaína. No hubo finalmente detenidos ni señalaron ningún sospechoso. Tampoco la policía sabía quién o quiénes utilizan ese lugar como acopio o punto de encuentro con los bagayeros dedicados al contrabando de estupefacientes.
En la mañana de ayer los oranenses se desayunaron con una nueva noticia generada en la zona de los cañaverales, esta vez un policía que se salvó milagrosamente de ser ejecutado.

Los grandes fraccionados

La nueva modalidad del narcotráfico es la introducción al país de grandes cargamentos a través de cientos de mochilas con diez a veinte kilos de cocaína cada una. El acopio al parecer se realiza en alguna ciudad norteña, hasta el envío de un cargamento a través de grandes transportes.
Los mochileros "blancos" son comunes en toda la frontera del norte provincial, sobre todo en la zona del Chaco salteño, surcada de punta a punta por gente que se dedica a este tipo de tareas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Guillermo Lopez
Guillermo Lopez · Hace 2 meses

Tenemos que crear un ESCUADRÓN DE LA MUERTE para estos tipos que quieren hacer lo que quieren, debemos darle una mano a los Gendarmes que no pueden hacer ésto, ELIMINAR LISA Y LLANAMENTE A ESTOS BAGAYEROS DE MIERDA Y LISTO!!!!!!!!!!!!, vayan a investigar a la mierda.-

juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 2 meses

Comparto tu comentario, hay que dejar de perder tiempo en investigar para que se veneficien los jueses

josé luis zenteno
josé luis zenteno · Hace 2 meses

FALSAS ACUSACIONES AL JUEZ DE ORAN?????

Javier  Montenegro
Javier Montenegro · Hace 2 meses

Con falsas acusaciones echaron al juez de Orán, y ahora debemos leer todos los días noticias de este tipo. El incremento de la delincuencia en el norte de la provincia es muy preocupante.

jorge rafael torres
jorge rafael torres · Hace 2 meses

Cada ves los delincuentes se animan a mas .... estas personas antisociales creen que están por arriba de los ciudadanos, constan con impunidad para realizar sus actos y anuencias por parte del gob . turno y algunos sectores de la ciudadanía. (DD.HH.). Mas aun cuentan con letrados abonados por el estado para eludir las leyes y seguir su conducta delictiva.

Se está leyendo ahora