Villa El Sol surgió hace 50 años cuando una cooperativa de trabajadores de cortadas de ladrillos compró los terrenos y los vendió entre sus asociados. Ubicados sobre la avenida Hipólito Yrigoyen al 2000, los vecinos fueron mejorando sus viviendas, cerrando sus terrenos y pelearon día a día y año tras año para alcanzar los servicios básicos para sus familias.
Si bien algunas calles todavía son de tierra, muchas se asfaltaron hace 15 años. "Hoy mi hija ya es una mujer, pero todavía me acuerdo cuando ella tenía 9 y aprendía a andar en bici aquí, en la avenida", rememoró Graciela López junto a El Tribuno.
Pero ahora los vecinos de villa El Sol tienen otras necesidades. El barrio creció y junto con ello el tránsito que recorre la avenida. Ambas manos del trayecto de la Hipólito Yrigoyen, entre el 2000 y el 2100, son doble mano, pero la situación se complica aún más para los vecinos que viven en esta última cuadra. Hace 8 meses, las paredes de cemento que recubrían el canal de la avenida Yrigoyen se desplomaron. Actualmente las cuadrillas no logran terminar con la tarea de reconstrucción; de hecho, les confiaron a los vecinos que ellos solo colocarán nuevamente las barandas de seguridad y rehabilitarán la caminería, pero que el hormigonado de la pared dañada lo tiene que hacer Aguas del Norte.
"Y ahora, ¿qué hacemos? Con la primera lluvia fuerte esto será un desastre", aseguró Walter Leañes, presidente del centro vecinal de villa El Sol.
Ante las cámaras de El Tribuno se pudo ver a los obreros colocando las barandas de seguridad y armando los cordones y veredas, pero solo de una sola mano de la avenida.
"Hace años que reclamamos que coloquen las barandas y que cada calle de la avenida tenga una sola mano y no doble como es ahora. Ya no se puede sacar ni el auto de la casa", aseguró Juan, un vecino que trataba de estacionar su camioneta mientras un colectivo lo apuraba con la bocina.
"Imaginate si eso le pasa a él, no querés saber todo lo que me dicen en la mañana cuando saco el auto para llevar las nenas al colegio", agregó Graciela.
Norte Grande, villa Lavalle, Solidaridad y San Ignacio están conectados a villa El Sol a través de un puente que atraviesa el río Arenales y desemboca en la avenida Yrigoyen.
A esta circulación de vehículos se suma que las veredas del canal que caen sobre villa El Sol se volvieron un centro comercial de vendedores de coca. "Ya no se puede caminar por las veredas de las casas porque los vecinos suben los autos para que no se los choquen", concluyó Graciela López.
Walter Leañes, presidente del centro vecinal de esa barriada, agregó que los pedidos del cambio de circulación de ese sector de la avenida ya fueron presentados en el Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora