*

Encendidas quejas de vecinos por los bailes de fin de año
Vecinos de diferentes barrios expresaron sus quejas por la falta de controles del alto volumen de la música, el acceso de menores, la venta indiscriminada de alcohol y los desmanes que se produjeron en el baile de Navidad que se desarrolló en el centro vecinal del barrio Granadero Díaz y en un boliche.
Algunos de residentes de los sectores cercanos a los lugares en los que se desarrollaron los festejos dijeron que sufrieron las consecuencias del excesivo volumen de la música y que se tuvieron que desvelar porque las salidas de los concurrentes fueron caóticas.
Es una polémica que vuelve a resurgir, porque las quejas vienen desde hace años. Uno de los más cuestionados fue el baile que se desarrolló en el predio del centro vecinal del barrio Granadero Díaz, en la zona sur de la ciudad, donde además ya se anunció otra fiesta para el Año Nuevo.
"No estamos para nada de acuerdo con este baile que permitió que se haga en ese lugar el centro vecinal porque mientras unos se divierten otros nos perjudicamos. Nosotros en nuestra casa tenemos a una persona anciana y niños y no nos dejaron dormir con la música y toda clase de ruidos molestos, gritos y los sonidos de autos y motos. Tendrían que tener consideración con los vecinos", dijo Zulema Bejarano, quien reside en el B§ Granadero Díaz.
"Los vehículos se metían en contramano y se subían con las motos en la vereda y hasta orinaron en la pared, realmente nosotros que estamos al frente nos vimos muy perjudicados por esta situación que esperamos que no se repita", destacó.
"La música estaba muy fuerte y ya somos personas grandes y no pudimos descansar. No hubo un cuidado y es una falta de respeto para los que vivimos en este barrio. No hemos dormido, nos desvelamos y nos tuvimos que levantar a las 7 de la mañana. Había mucha gente joven muy alcoholizada. Encima dijeron que van a hacer otra fiesta en Año Nuevo. Esto es algo injusto para nuestro barrio, lo tendrían que hacer en otro lugar", dijo indignada Bejarano.
A las quejas también se sumaron vecinos del barrio 136 viviendas que expresaron su disconformidad por la realización del baile en el predio del centro vecinal, que debe perseguir otro fin social.
Barrio La Fraternidad
Por otra parte, también hubo quejas de vecinos del barrio La Fraternidad por la fiesta de Navidad que hubo en el boliche Le Fous.
"No pudimos descansar porque el boliche que tenemos al frente puso la música a todo lo que da. Encima salieron del local, pusieron carpas en la parte de atrás e hicieron una fiesta al aire libre. Estuvieron hasta las 7 de la mañana y cerca del final tocó un conjunto y pusieron más fuerte el volumen y tiraron bombas de estruendo", dijo doña Juana Rosa Ponce.
"Yo vivo desde hace más de 50 años en este barrio, pero desde que se puso este boliche padecemos un montón de situaciones desagradables. El domingo fue terrible mi dormitorio está en el primer piso y vibraban las ventanas y los muebles. Hace un tiempo hasta se quebró un vidrio de una puerta por el sonido ensordecedor", destacó la vecina del barrio La Fraternidad, ubicado en la zona oeste de la ciudad.
"Se pueden divertir pero no perjudicando a los demás. Seguimos pidiendo controles y hasta hablamos con los propietarios pero no tenemos solución. Me atormentan la vida. Encima deben ser menores que salen y se van en motos alcoholizados, otros aceleran autos a fondo. La salida es un caos, muchos en estado de ebriedad y todo esto no nos deja descansar cada fin de semana", remarcó Ponce.
Lo habilitaron igual
En el verano pasado, luego de las quejas de los vecinos, la Municipalidad aseguró que no se iban a habilitar más bailes en un terreno privado ubicado en la calle San Lorenzo, entre los barrios Lugano y Granadero Díaz. Sin embargo y pese a las promesas, Inspección y Control de la comuna permitirá una fiesta de Año Nuevo, organizada por los dueños del cuestionado boliche Le Fous.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...