El cuerpo sin vida de un hombre fue hallado en el interior de un canal de desagüe, ubicado casi en la intersección de calles Olavarría y Coronel Vidt.
El cadáver se hallaba semisumergido en el agua y la maleza que crece en el interior del desagüe y al parecer, según la policía y algunos vecinos, no se trataría de un vecino de la zona. La posición del cuerpo y la falta de huellas de arrastre o caída hicieron pensar que fue arrojado sin vida en el desagüe pluvial.
En la capital salteña muchas muertes se produjeron en los canales o tagaretes. En el de la 16 de Septiembre, en el de la Esteco y La Rioja y Tucumán, los últimos.
El hallazgo fue denunciado por un comerciante del lugar, quien atinó a pasar por la vereda del canal en cuestión y observó en el interior del mismo los pies y la campera casi flotando en el fluido verde del tagarete. Inmediatamente llamó al 911 y poco después personal de emergencia y de la Comisaría 8 se dieron cita en el lugar.
Constatado que se trataba de una persona, la fiscal en turno ordenó al Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) que se haga cargo de la instrucción y de las pericias criminalísticas de rigor. En tanto, la policía acordonó el lugar y tomó declaraciones informativas a las personas que podrían aportar algo al misterioso hallazgo.
Decenas de curiosos comenzaron a llegar por el lugar y de tantas personas presentes algunas aseguraron que habían visto la escena muchas horas antes, incluso algunas dijeron que la campera flotando la vieron en horas de la mañana, pero no imaginaron que se trataba de una persona sin vida.
Poco después de las 17.30 se apersonó el personal del CIF y realizó un pormenorizado trabajo criminalístico.
Cerca de las 19 el camión morguero de los Bomberos de la Provincia procedió al embolsado y levantamiento del cuerpo.
En ese momento se pudo apreciar el rostro del malogrado sujeto, que permanece aún NN.
Ese detalle fue seguido de cerca por los vecinos quienes aseguraron al verlo que no se trataba de alguien de la zona.
El hombre vestía al momento de su misterioso deceso un pantalón marrón, una campera azul y zapatillas de color azul, con una tira de color blanco horizontal.
Las primeras versiones aseguraban que se trataba de un indigente.
La policía informó que recibió el alerta a las 16.30. Los vecinos dijeron que el cuerpo habría estado allí desde la madrugada. Las causas del deceso no se conocieron.
Poco después vecinos aseguraron que si fuera así sería conocido, ya que de aquellas personas en ese concurrido lugar hay decenas, quienes se reúnen a tomar en algunos puntos del conocido canal, pero cuya característica es la precariedad de la vestimenta y su improlijidad o presentación. Fuentes policiales consultadas en el lugar dijeron a El Tribuno que verbalmente nadie identificó el cadáver, ni por la vestimenta ni por conocimiento o parentesco, y que eso les llevó a pensar que se trata de un hombre que circunstancialmente se hallaba en el lugar, donde podría haber sido víctima de un accidente casual. Lo afirmaron porque el conocido tagarete no tiene baranda de contención, pero a la vez deslizaron que podría haber sido víctima de otro delito, que podría haber ocurrido en horas de la noche y tal vez en otro lugar. "Podrían haberlo arrojado aquí", dijo una fuente.
La posición del cuerpo quedó documentada en la fotografía que El Tribuno obtuvo de un testigo y muestra al hombre semisumergido, sobre todo sus miembros superiores, que llama la atención se encuentran hacia atrás, signo inequívoco que no hizo nada para salir del canal. Su cabeza sumergida dice lo mismo y la prolijidad de su vestir no da apariencia de indigencia. La fiscalía actuante ordenó la realización de autopsia para el cuerpo del malogrado hombre y la investigación preliminar para dar con su identidad y notificar a los familiares del mismo.
Muchos dijeron: "Parece un accidente".
Para otros hay algo que no cierra. La investigación recién comenzó ayer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora