Un agente de la Policía Federal que custodiaba a la procuradora general Alejandra Gils Carbó apareció muerto ayer en su domicilio. Tenía un tiro en la cabeza, pero aún se investigan las causas de su deceso.
Sebastián Rivero tenía 25 años y fue hallado muerto ayer en su domicilio de Sarandí. Su última conversación se habría efectuado a las 5 de la mañana con un amigo.
Antes de custodiar a la jefa de los fiscales, Rivero había trabajado para Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...