Varios fusiles de asalto kalashnikov, del mismo tipo que los usados en los atentados del viernes en París, se hallaban en el coche abandonado localizado por la policía en las afueras de la capital, informaron el domingo fuentes judiciales.
El coche, un Seat León de color negro, se hallaba en Montreuil, un suburbio del este de París. Según testigos, los autores de tres de los atentados que ensangrentaron la ciudad habían abierto fuego contra bares y restaurantes desde un vehículo que correspondía a esa descripción.
Es el segundo coche directamente relacionado con los ataques, tras un primer automóvil, un Volkswagen Polo, hallado junto a la sala de conciertos Bataclan, donde tuvo lugar el atentado con mayor número de víctimas.
Todavía no ha trascendido ni el tipo ni la cantidad de armas que fueron encontradas en el Seat León.
El fiscal de París, François Molins, en el relato que hizo ayer del avance de la investigación, dijo que varios testigos habían hablado de un Seat León negro utilizado por uno de los comandos yihadistas autor de varios de los tiroteos contra bares cerca de la plaza de la República de París.
En concreto, ese vehículo fue visto junto a un restaurante en la calle Charonne, donde hubo 19 muertos y en un bar de la calle de la Fontaine au Roi, donde cinco personas fueron asesinadas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia