Ante la preocupación expresada por algunos sectores acerca de los trabajos de exploración que la petrolera YPF realizará en el área denominada Desecho Chico, que abarca parte de los departamentos Orán e Iruya, la Secretaría de Energía de la Provincia aclaró que ninguna de las acciones previstas en la zona tendrán impacto ambiental.
Desecho Chico es un bloque hidrocarburífero ubicado en las cercanías de Baritú, en plena selva tucumano - oranense o de yungas, como también se las llama, y que tiene 365 kilómetros cuadrados repartidos entre los departamentos Orán e Iruya.
Los trabajos exploratorios fueron divididos en dos períodos. En el primero, que tiene una duración de tres años, YPF realizará una campaña de reprocesamiento de datos sísmicos 2D ya existentes.
"Esto significa que no se realizarán en el área microsismos con explosivos ni ninguna otra técnica o acción que pueda alterar el medio ambiente. Las investigaciones ya disponibles serán completadas con trabajos de prospección aplicando métodos no invasivos al ambiente, como por ejemplo gravimetría, magnetometría y magnetoteluria, que se ejecutan desde vía aérea. Terminado el primer período, y en caso de obtener resultados que lo justifiquen, se iniciará un segundo período exploratorio, donde se profundizarán los trabajos antes mencionados", se informó.
La Secretaría de Energía insistió en explicar que "las tareas exploratorias incluidas en el Plan de Trabajo para el área y aprobadas por la Provincia no incluyen intervenciones en el terreno que pudieran ocasionar impactos ambientales. No se ha contemplado la realización de ningún registro sísmico ni perforación de pozos exploratorios para el primer período". Advirtió además que "independientemente de ello, la ejecución de cualquier trabajo propuesto por la empresa YPF se encuentra sujeta a lo establecido por la normativa ambiental de la Provincia, y las autorizaciones están sujetas a la emisión de los correspondientes Certificados Ambientales, que son originados por la Secretaría de Energía en conformidad con la Secretaría de Ambiente. Allí se contemplan todas las obligaciones en materia de gestión ambiental que deberá cumplir la empresa".
Desde el organismo se indicó también que al momento de poner en marcha el proceso licitatorio para la exploración en Desecho Chico se tuvo en claro que gran parte de la zona involucrada, que abarca una superficie total de 365 kilómetros cuadrados, se encuentra próxima a zonas de reserva como el Parque Nacional Baritú y la Laguna Pintascayo. Se aclaró sin embargo que los trabajos a realizar no comprometen a ninguno de esos lugares.
Finalmente, la secretaría indicó que la política energética de la provincia apunta a fomentar las inversiones en exploración hidrocarburífera, con el objeto de aumentar la producción de este tipo de energía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora