La conferencia sobre el clima COP21 se abrió ayer en París en presencia de más de 150 jefes de Estado y de gobierno con un enérgico llamado a negociar un acuerdo global contra el cambio climático, capaz de preservar la vida de las generaciones futuras en el planeta.
"Nunca estuvo en juego algo tan importante en una reunión internacional -dijo el presidente francés François Hollande al abrir la conferencia- "porque se trata del futuro del planeta, del futuro de la vida".
La COP21 se desarrolla en el parque de exposiciones aeronáuticas de Le Bourget, en el norte de París, donde los organizadores montaron una pequeña "ciudad verde" de 18 hectáreas convertida en un búnker por las estrictas medidas de seguridad adoptadas tras los atentados yihadistas que dejaron 130 muertos en París el 13 de noviembre.
En ese contexto cargado de dramatismo, más de 150 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos Barack Obama (Estados Unidos), Xi Jinping (China), Dilma Rousseff (Brasil) y Rafael Correa (Ecuador), manifestaron en sus discursos un mensaje de unidad, a la vez a favor de la protección ambiental y contra el terrorismo. Los líderes guardaron un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados y posaron para una foto colectiva antes de tomar la palabra individualmente. El motivo conductor fue la urgencia climática. "Tenemos el poder de cambiar el futuro aquí y ahora, pero sólo si nos ponemos a la altura del acontecimiento", advirtió Obama. El evento estuvo precedido por movilizaciones en los cinco continentes, que reclamaron un acuerdo capaz de frenar el calentamiento global.
Importante donación
Once países de los más desarrollados anunciaron ayer una contribución conjunta de 248 millones de dólares a un fondo destinado a medidas de adaptación al cambio climático en los países más pobres. El principal colaborador será Alemania, con 53 millones de dólares, y le seguirán los EEUU (51,175), el Reino Unido (45,1), Francia (26,5), Canadá (22,4), Dinamarca (22,1) y Suecia (11,5), Irlanda (6,4), Suiza (6), Italia (2) y Finlandia (1,8), respectivamente

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 12 meses

Que míster Obama, no ponga cara de circunstancias, porque cuando la ONU aprobó el Protocolo de Kyoto, en 1997, lo firmaron 156 países, pero no dos de los grandes contaminantes, como EE.UU y Australia. El entonces presidente del primero, también tenía "el poder de cambiar el futuro", pero no lo hizo, seguramente llevado por espurios intereses.

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 12 meses

Aparte de canallas, miserables. Los países que quieren acallar su conciencia, con una dádiva, vienen destruyendo la Naturaleza desde tiempo inmemorial y, entre todos, "juntaron" una cantidad de dólares que para ellos es un vuelto, equivalente al precio de cualquiera de sus naves de combate. Además, es risible la supuesta "adaptación al cambio climático en los países más pobres", cuando se sabe que los únicos gases que están en condiciones de producir, son los que provienen de sus lánguidos aparatos digestivos.

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 12 meses

Otra vergüenza. Estos hipócritas que ahora se sienten tan interesados en la salud del pobre Planeta y la "vida de las generaciones futuras", son los mismos que lo vienen destruyendo sistemáticamente.


Se está leyendo ahora