Un joven se prendió fuego en el patio de una vivienda rural ubicada en cercanías del pueblo de Coronel Solá, en estación Morillo, sobre la ruta 81, a unos 400 kilómetros de esta capital.
Los hechos ocurrieron en la mañana de ayer, tras una ingesta alcohólica que se habría iniciado el sábado.
Todas las personas que se hallaban junto al frustrado suicida bonzo se encontraban bebiendo alcohol medicinal puro, de 90 grados de graduación alcohólica mezclado con agua fresca, bebida muy común en el Chaco salteño, sobre todo cuando se termina el vino y la cerveza.
Fuentes policiales de la citada localidad indicaron que Diego Tejerina, de 14 años, fue asistido inmediatamente después de que se tomó conocimiento de los hecho, cuando él mismo se hallaba en el interior de una represa ubicada a metros de su domicilio, adonde se tiró cuando su cuerpo se convirtió en una flama.
Se supo que el adolescente, tras beber hasta intoxicarse, en un momento dado se roció con la bebida que estaba preparando (alcohol) y se prendió fuego ante la mirada estupefacta de sus parientes y hermanos, para luego terminar arrojándose a una represa.
El hecho se registró a las 10.30 del sábado en el barrio San Pantaleón, lugar donde se encontraba junto a sus hermanos.
Dada la gravedad de las lesiones, Tejerina fue trasladado en horas de la tarde a esta ciudad, donde ingresó al hospital con diagnóstico de quemaduras graves en el 30 por ciento de su cuerpo, continuando hospitalizado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


maria torres
maria torres · Hace 11 meses

Q borracho de cuarta!!!!!


Se está leyendo ahora