El intendente Gustavo Sáenz parece haberle tomado el pulso al Gobierno nacional para comenzar a cumplir las promesas de campaña y aplica el mismo ritmo. Antes de llegar a los dos meses de gestión, Sáenz ha iniciado el proceso de resolver el viejo problema de la Av. Sarmiento nunca terminada, disponiendo archivar el estacionamiento a 45 grados allí utilizado para pasar, a partir del pasado 2 de febrero, al estacionamiento paralelo al cordón.
Es el paso previo a la futura conversión de la Sarmiento en una vía de doble mano en el tramo Entre Ríos-Belgrano.
El segundo paso, sería expropiar la franja que va de Av. Belgrano a calle España, cuadra que no estuvo incluida en el Expte. N§ 90-14.673/01 de la Cámara de Senadores en la expropiación originaria. Este paso exigirá al intendente un trabajo político intenso para lograr por una parte que la legislatura avance sobre tan necesaria medida y por la otra para disolver el mito urbano que afirma que el edificio de esa cuadra está declarado monumento histórico, argumento que siempre frenó el trámite.

Mito y crisis

En verdad, tal impedimento nunca existió. Esta columna, en El Tribuno del 18 de diciembre de 2004, dio a conocer a la opinión pública que al Hogar San Antonio le correspondían, conforme la inscripción en el Registro de la Propiedad, los catastros 99.983/94/95 de la sección H, manzana 108 de Salta capital. Actualmente el dominio no se alteró. Estos catastros no contienen ninguna anotación sobre su carácter de monumento histórico, inscripción que resulta obligatoria por disposición de la ley provincial N§ 6.649, que regula el régimen jurídico de esta categoría de edificios en la Provincia. Lo asentado en esos catastros de la Dirección de Inmuebles indican que en 1907 doña Lucinda Quiroz hizo donación de tales terrenos para la Pía Unión de San Antonio (según un catastro) o la Asociación Pan de los Pobres de San Antonio (según otro) y que en mayo de 1917 quedó registrada su voluntad para que en ese solar funcionara un asilo para huérfanas, "no pudiendo ser destinado a otros fines". Una última anotación catastral fechada en 1923 inscribe la donación de un edificio en ese solar. Hoy el sitio web del organismo público modificó levemente la situación: los tres catastros tienen el mismo propietario, Pan de los Pobres de San Antonio, sin indicar qué tipo de persona jurídica resulta ser.
Por otra parte, a la señalada falta de inscripción como monumento histórico se destaca que tampoco existen placas en el exterior del edificio que indiquen su carácter de monumento histórico, como es costumbre en todo el país.
El inmueble tiene el acceso principal por Av. Sarmiento 129, su frontis dice "San Antonio - Lucinda Quiroz" y debajo del balcón central del primer piso la alusión al año MCMXVI. En la pared exterior una placa de bronce que reza "Hogar San Antonio" y en el hall de entrada otra placa en mármol informa que el edificio fue donado por la Sra. Quiroz en 1916. En el edificio contiguo, de una sola planta y mas viejo, Av. Sarmiento 169, en el frontis existente sobre su pequeña puerta, se lee "Casa de Huérfanas - Lucinda Quiróz". Pero acerca de quién, cuándo y por qué se lo hubiese declarado monumento histórico, ambos edificios están carentes de toda inscripción o noticia.
A la vuelta, por calle España, como acceso a la propiedad, solo existe un portón de metal cuya única inscripción indica "Prohibido Estacionar - Bomberos" con motivo, según algunos vecinos, de que se guarda allí en ocasiones una autobomba. Pegados al muro de ese solar hay cinco sucesivos carteles publicitarios de grandes dimensiones. Este solo hecho asegura la convicción que no se está ante un "edificio histórico".
En consecuencia, el mito es solo eso, y no puede tener entidad suficiente para frenar una ampliación que al día de hoy es más que imprescindible para paliar la crisis de circulación vehicular norte-sur que padece la ciudad de Salta.

Oportunidad

Si la ampliación vence a la leyenda surgiría, junto con la expropiación, una gran oportunidad para que la Municipalidad de Salta y la Asociación Pan de los Pobres de San Antonio construyan un confortable y cómodo edificio para alojar con mejores servicios a quienes allí habitan hoy, e incluso ampliarlo. Lo construido en 1916 fue bueno para la Salta de entonces, pero no para la del siglo XXI; no se consideraba hace un siglo los avances que en confort, esparcimientos, facilidad de desplazamientos y muchos otros enfoques hoy ya son materias probadas por la arquitectura de edificios con esta finalidad específica.
Es más, construir desde cero un nuevo y moderno hogar de anciano, además de ayudar a solucionar un problema vial grave de una ciudad con más de medio millón de habitantes, cumpliría a su vez la finalidad que la Constitución provincial señala cuando describe los derechos de la ancianidad, indicando entre otros la vivienda, el esparcimiento y el respeto a las personas mayores, objetivos que un edificio moderno cumpliría mucho más acabadamente que el actual. Valga como ejemplo su entrada: dos escalones sin ninguna rampa para silla de ruedas o camillas; o la despareja vereda de lajas centenarias donde los ancianos se desplazan con dificultades.
Es verdad averiguada que en muchos casos las crisis son también oportunidades; en este caso, la crisis vehicular que necesita del ensanchamiento vial de la Av. Sarmiento, esencial para la ciudad, es, al mismo tiempo, la oportunidad de mejorar la calidad de vida de quienes se alojan en el Hogar San Antonio, pero también de quienes en el futuro llegaran a necesitarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Arturo Suarez
Arturo Suarez · Hace 8 meses

Fantástico. Pero.... ¿Qué va primero? ¿La gallina o el huevo? Porque antes de tocar un lugar de refugio de gente que lo necesita, debería construirse el edificio de reemplazo. ¿O qué solución tiene pensada el señor de la nota?

Re KennethU
Re KennethU · Hace 8 meses

Es una muy buena idea, pero por ahora ni siquiera se ha prohibido el estacionamiento en la vereda Este de la cuadra de Sarmiento entre Belgrano y España. Y lo que se necesita y mucho en la Ciudad de Salta es lugar de estacionamiento. Y no solamente en el centro, vivo cerca del Hospital privado de Tres Cerritos y es impresionante la cantidad de autos estacionados en los alrededores, muchos muy mal estacionados por supuesto.

Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 8 meses

Coincido plenamente con la opinión de Armando Frezze. De cumplimentarse, daría dos soluciones: a los ancianos y al caótico tránsito de la zona.

Arturo Suarez
Arturo Suarez · Hace 8 meses

Los que deberían coincidir plenamente son los habitantes del inmueble, sus protectores y el personal que los atiende. ¿Dónde los alojarán dirante el seguramente largo, engorroso y ruidoso y sucio proceso de ensanchar, tirar abajo y reconstruir el edificio? Ah. Sin engañarlos con promesas de un futuro mejor!!! Es gente que no cuenta con la opción de futuro y solamente quieren disfrutar en la medida de lo posible su presente.


Se está leyendo ahora