Asia, hogar de la mitad de la población mundial, podría sufrir escasez de agua grave para el año 2050, advierten los científicos del Instituto MIT de EE.UU. El estudio publicado en la página web del instituto presenta una amplia gama de posibles escenarios que podrían afectar las reservas de agua potable en la región. Un gran número de simulaciones de estos escenarios utilizando diversas condiciones ha llevado a los científicos a concluir que para el año 2035 más de 1.000 millones de personas en el mundo sufrirán este problema.
Aunque se estima que el cambio climático es el factor que más efectos graves tiene en el suministro de agua en muchas partes del mundo, el estudio pone de manifiesto que la expansión industrial, la actividad económica y el crecimiento de la población pueden por sí mismos exacerbar los problemas de acceso al agua.
Los investigadores también hacen hincapié en que para evaluar el futuro del suministro de agua de una zona no es suficiente con analizar los efectos del crecimiento económico y el cambio climático, sino que también se debe tener en cuenta la capacidad y calidad de la red de suministro de agua dentro y fuera de esa zona. Uno de los modelos ha demostrado que "lo que sucede río arriba afecta a las zonas de río abajo". Así, si la cantidad de lluvia se reduce por el cambio climático en un área mientras que la población crece en todas partes, las zonas de la cuenca más lejanas del lugar de escasez de agua se verán afectadas por el mismo problema e incluso con más intensidad.
Además de la identificación de las causas de la posible crisis, los científicos también están evaluando qué prácticas de adaptación y mitigación del cambio climático, como tecnologías de riego más eficientes, pueden reducir el futuro riesgo para las zonas vulnerables a un alto estrés hídrico. "Nuestros resultados preliminares indican que existen casos muy fuertes que necesitan acciones y medidas eficaces para reducir el riesgo", aseguró uno de los autores del artículo, Adam Schlosser.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia