*

Entre comparsas, la lluvia y la altura, Oruro festejó el paso del Dakar

Enviado especial, desde Oruro

El Rally Dakar se metió por completo en Bolivia ya que este viernes, su segundo estado recibió a la competencia más exigente del mundo: Oruro. Y como suele ocurrir en todo el país del Altiplano, la pasión no cesó ni con la lluvia torrencial que inició al mediodía y que se trasladó durante gran parte de la tarde con granizo incluido.

Sin embargo, el mal clima no impidió a que los orureños se queden a esperar a los pilotos, copando las principales calles de la ciudad y la ruta 1, donde se encontró el vivac.

Entre diablos de comparsas, vestidos y disfraces, la fiesta comenzó muy temprano a la mañana en la avenida del Deportista, a más de 3700 metros sobre el nivel del mar. La lluvia, que había sido un problema la noche anterior, también se hizo presente a lo largo del día y por eso la segunda especial de la etapa 5 debió suspenderse. De esta manera, solo corrieron 219 kilómetros, en lugar de los 447 que estaban previstos.

Los ganadores, entonces, fueron: Sam Sunderland (en motos), Keen Koolen (cuatriciclos), Sebastien Loeb (autos) y Gerard De Rooy (camiones).

Las bajas en esta competencia que aún no llegó a su mitad, tuvo otras bajas como la de Carlos Sainz, que incluso no llegó a salir al tramo de carrera, tal como lo había hecho Nasser Al Attiyah un día antes en Jujuy. Para los locales, sin embargo, el abandono que más sufrieron fue el de Walter Nosiglia, quien en Tupiza había logrado un histórico primer puesto en cuatriciclos, con un afectuoso recibimiento de Evo Morales.

Ahora, el Dakar 2017 se dirigirá hacia La Paz, donde los pilotos tendrán el esperado día de descanso que será el domingo 8, para luego empezar el tramo final de una competencia que finalizará el 14 de enero en la Ciudad de Buenos Aires.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...