Los horarios que no se adecúan a una ajustada rutina diaria, el mal tiempo y el tráfico pesado... con un equipo y material deportivo básico se puede realizar gimnasia en casa y acabar con los pretextos para eludir la ejercitación física. También en el hogar se puede seguir una rutina sin distracciones o intrusiones no deseadas. Pronto empezarás a notar mejoras en tu salud, estado de ánimo y energía, así como el control de tu peso constante.
El Tribuno dialogó sobre este tema con la profesora de Educación Física Amparo Lizárraga (35), quien recomendó una rutina que incluye ejercicios y movimientos fáciles de ejecutar, sin necesidad de maquinarias o elementos de gimnasio. Los ejercicios son de dos tipos: funcionales y localizados. Los músculos que se trabajan pertenecen al tren inferior: muslo (isquiotibiales y cuádriceps) y glúteos, y al tren superior: hombros (deltoides fibras anteriores), bíceps, tríceps, pectorales y dorsales.
Solo se necesitan de 30 a 40 minutos tres días a la semana. Se hacen tres series de diez repeticiones para los funcionales y tres series de diez a veinte repeticiones para los localizados.
Embed
Según dijo Amparo esta actividad implica la ejercitación e intervención de grupos musculares básicos, necesarios para mejorar el rendimiento físico. “Está basada en que el estilo de vida actual nos lleva al sedentarismo, atrofiándonos los músculos y, por ende, llevándonos a adquirir una mala postura, lo que, a su vez, nos lleva a perder calidad de vida”, señaló.
Amparo explicó que en los primeros intervienen varios grupos musculares al mismo tiempo. Así se mejoran el equilibrio, la coordinación y la alineación postural, y se genera un mayor gasto calórico. “Están enfocados en fortalecer primordialmente los músculos de nuestro tronco, es decir, aquellos que rodean nuestra columna y que, tonificados, previenen contra lesiones”, especificó.
El segundo conjunto de ejercicios apunta a tonificar y fortalecer diferentes grupos musculares de manera específica, pero deben realizarse con varias repeticiones. “Esta es una rutina que puede ser realizada por cualquier persona según su condición y capacidad y a cualquier edad, ya que son ejercicios fáciles de ejecutar. Solo tendremos que tener en cuenta nuestros tiempos para realizar dichos movimientos y saber escuchar a nuestro cuerpo, así es como no hay excusas para no hacerlos. Nada es peor que no hacer nada”, señaló Amparo.
Embed
Acerca del horario más adecuado para ejecutarlos expresó: “Si bien hay mitos y entredichos sobre cuál es la mejor hora para realizar actividad física, la realidad es que no hay un horario adecuado para realizar una rutina o cualquier plan de entrenamiento. Esto dependerá de las características y necesidades de cada individuo”.
Añadió que ejercitarse en el hogar está aconsejado para aquellas personas que no disponen de mucho tiempo libre o los medios necesarios para concurrir a un gimnasio. “Debemos entender y concientizarnos de que realizar habitualmente actividad física, junto con una correcta alimentación, es recomendable para mantener un estilo de vida saludable y así prevenir la aparición de una diversidad de enfermedades y trastornos relacionados con el sedentarismo y la poca práctica de ejercicio físico”, agregó.

Experiencia

Amparo Lizárraga a los 14 años empezó a entrenar para competir en gimnasia aeróbica deportiva, bajo la dirección de Alicia Dargam.
A esa edad descubrió su vocación.
A los 18 años realizó un instructorado en gimnasia aeróbica y localizada. También empezó a dar clases. Ha completado instructorados en indoor cycling, fight do, pilates reformer y baile. A través de todos estos años ha trabajado en diversos gimnasios de la ciudad y desde su experiencia señala que la conducta y la disciplina de los salteños en los últimos años ha mejorado mucho. “Hoy por hoy se toma más conciencia acerca de la importancia de la actividad física para la salud. Anteriormente era tomado por la mayoría de la población solo como una cuestión estética”, concluyó.

Al hacerlo en casa...

Ahorrás dinero
Se deja de gastar en una cuota mensual de suscripción a un gimnasio. También la nafta o el pasaje en colectivo u otro medio de transporte. La inversión en el equipo deportivo será mínima.
Economizás tiempo
Tan valioso como el dinero, podrás disfrutar el tiempo de tu inactividad adicional. Ya no tendrás tiempo muerto en tus clases de gimnasia, aguardando para utilizar el material o los aparatos.
Horario flexible
Adecuarás tu rutina de entrenamiento en casa a tus horarios según tu trabajo, tareas domésticas y compromisos familiares. Evitarás ir a una clase programada en un momento inoportuno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora