El agresor de una mujer fue condenado a un año y medio de prisión de ejecución condicional y, si bien quedó libre, deberá someterse a tratamiento psicológico, dispuso la jueza Mónica Faber, vocal de la Sala V del Tribunal de Juicio.
A través de un proceso abreviado, la magistrada condenó a Gustavo Pereyra (de 29 años), alias "Ensarara", por lesiones leves agravadas por la situación de pareja y por el género, y amenazas. Pero la libertad de Pereyra tiene condiciones: someterse durante dos años al cuidado del Patronato de Liberados; no puede acercarse a la víctima ni a los lugares que ella concurre; debe hacer tratamiento psicológico por las agresiones y por su adicción a las drogas y el alcohol, entre las más importantes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora