La epidemia de dengue en Brasil y Paraguay alcanzó a la Argentina. La cantidad de personas infectadas por el virus que transmite el mosquito Aedes aegypti superó el número esperado para esta época del año y el Ministerio de Salud de la Nación aseguró ayer que la situación es preocupante.
'Tenemos un brote epidémico con cabeza en Formosa, donde hay más de 500 casos, y de Misiones, con más de 400 casos informados. Pero ya estimamos que es el doble o el triple', explicó el ministro de Salud, Jorge Lemus.
Ayer, en Misiones, las autoridades decretaron la emergencia epidemiológica y sanitaria por 120 días. 'Se detectó la circulación del virus en las ciudades de Posadas y Puerto Iguazú, habiéndose identificado al día de la fecha más de 860 casos', se lee en los fundamentos de la decisión oficial.
Al respecto, el director nacional de Epidemiología, Jorge San Juan, señaló que la medida nada tiene que ver con 'un alerta de desastre, sino que se trata de una advertencia que facilita el movimiento de fondos para comprar repelentes, insecticidas y máquinas fumigadoras'.
Anteayer, por las redes sociales, en Posadas se convocaba a una manifestación en la plaza 9 de Julio, a las 20, para exigirles a las autoridades provinciales medidas para combatir la epidemia.
La información que los ministerios provinciales le están comunicando a la cartera nacional indica que es alto el número de casos autóctonos (personas que no contrajeron la infección en áreas afectadas), aunque no todos están incorporados en el sistema de vigilancia nacional.
'Cuando el brote está declarado, no se hacen estudios de laboratorio y bastan los síntomas de la enfermedad para que se tome como caso -explicó Lemus-. Claramente, el número ya supera lo registrado para este mes en años anteriores. No hay que alarmar a la población, pero sí informarle que son números importantes para este mes del año porque, habitualmente, el brote se produce en marzo o en abril. Este verano, está muy adelantado. Los primeros casos aparecieron en noviembre, y con una epidemia tan importante en los países vecinos, tenemos que extremar las medidas de prevención con la población.'
Las recomendaciones
cuidados dengue.jpg

Los casos
Hasta ayer, las cifras que van adelantando los ministerios provinciales acumulaban por lo menos unos 1100 casos, cuando el año pasado para la misma fecha, sólo había 94 casos notificados y tres confirmados. Hace dos semanas, en una reunión del Consejo Regional de Salud (Coresa), los ministros de Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe analizaron con Lemus el estado de situación de las poblaciones afectadas por las inundaciones en el noreste del país. En la reunión, se les solicitó a las provincias una mayor rapidez en la notificación epidemiológica y se las alentó a informar a la población.
'La Nación no obtiene esos datos en forma directa, sino de manera indirecta a través de los ministerios de Salud de cada una de las provincias y confiamos en que los datos sean confiables. Pudimos hablar con los ministros de todas las provincias y les dijimos que confiamos en la información que envían', respondió Lemus. Fue ante la pregunta sobre si los registros epidemiológicos de estos años podrían haberse manipulado. 'En los últimos años, el número de personas afectadas en enero era muy bajo, excepto en el 2009', precisó el funcionario.
La información, clave
Para Ariel Bardach, doctor en Medicina e investigador del Centro Cochrane Argentino del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS), el desconocimiento es 'un problema vital' frente a este virus.
'Es necesario que cada persona haga un clic y tome conciencia de que la acción individual es fundamental para combatir el dengue', sostuvo.
Para eso, dio algunos consejos muy simples, pero efectivos: 'Reconocer cuáles son los cacharros que pueden tener agua y que, muy probablemente, no estamos viendo en nuestras casas y espacios comunes. A esas cosas que no vemos hay que prestarles muchísima atención, como el agua que se junta en la zinguería, en los recipientes de las mascotas, en las macetas o en los techos de nuestras casas. Esos reservorios existen ¡y son muchos!'.
Bardach también destacó la utilidad de los tules en las camas de los chicos y de los mosquiteros en las ventanas, además del uso de repelente.
'La única manera de prevenir el avance de este problema es controlar el mosquito, que es el vector de la enfermedad -insistió-. Es necesario que todos nos informemos, pero también que hagamos una suerte de inventario de lugares peligrosos en casa, para así eliminar aquellos en donde se reproduce el mosquito, que muy probablemente tengamos en nuestro hogar sin darnos cuenta'.
Antecedentes de un brote
Durante el brote de 2009, que afectó a todo el país, se registraron 27.943 casos y cinco muertes. Fue la primera vez que murieron pacientes al contraer la infección por la gravedad de la enfermedad
La epidemia de hace siete años dejó varias enseñanzas para tener en cuenta. Una de ellas es la necesidad de mantener informada a la población. Dejar lugar a la especulación sólo agrava el curso del brote. Un estudio publicado en la revista Archivos Argentinos de Pediatría aconseja a partir de esa experiencia que 'como la progresión del dengue no ha sido posible controlar, los esfuerzos para capacitar al primer nivel de atención deberían ser prioritarios. El dengue grave puede evitarse o mitigarse si se maneja la enfermedad adecuadamente en los primeros días'

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora