La dudosa muerte de un hombre de 39 años el domingo a la una de la madrugada en Salta capital sigue siendo un misterio, al menos para la opinión pública. El occiso fue identificado por la fuerzas de seguridad como José Antonio López Sequera, de nacionalidad española. El sábado, cerca de las 20, efectivos policiales lo encontraron tirado en calle Urquiza, entre las peatonales Florida y Alberdi, y de inmediato alertaron al médico legal quien ordenó su traslado al hospital San Bernardo. Allí, el médico de guardia habría señalado que debía esperar hasta tanto brindaran por el Día del Trabajador. Cerca de la una de la madrugada, personal del Centro de Salud Nº 15 de Castañares anunció el deceso del español.
De profesión chef, José Antonio López habría llegado al país buscando nuevos horizontes y un cambio en su vida. Estaba divorciado y, al parecer, tenía una hija. Antes de llegar a Argentina estuvo en Paraguay desde donde arribó en 2012 luego de haberse quedado sin trabajo. Una vez en el país, fijó domicilio en Salta, más precisamente en el paraje de Osma, en Finca Serenidad, a pocos kilómetros de Coronel Moldes.
Al parecer, en su último tiempo de vida el joven chef se había transformado en una especie de trotamundos. Si bien había radicado domicilio en Osma, su presencia en la zona no era constante sino esporádica. Tras ser hallado en estado de abandono, el chef tenía entre sus prendas una constancia que acreditaba la pérdida de su DNI, figuraba su residencia en Osma y también un pasaje que indicaba un viaje desde Formosa a esta capital.
Sea cual fuere la historia del español, lo cierto es que su muerte dejó a la luz una cadena de responsabilidades que la Justicia deberá investigar. Más de cinco horas pasaron desde que López Sequera fuera hallado por la policía y su muerte. Durante esas trágicas horas el médico legal señaló que el hombre padecía de "etilismo agudo" y lo derivó al San Bernardo.
De manos en manos como un trofeo u objeto no deseado, el hombre estuvo bajo diferentes responsabilidades hasta llegar al médico de guardia en el San Bernardo, cerca de las 23. El profesional habría manifestado que para ser atendido debía esperar que se atienda a la totalidad de los pacientes en espera y, además, la realización de un brindis por el Día del Trabajador. Hasta habría aconsejado derivarlo al viejo hospital Del Milagro.
Inconsciente de lo que pasaba con su vida y ante un desmedido desinterés, José Antonio López Sequera murió cerca de la una de la madrugada del domingo en el centro de salud número 15 de Castañares. El médico legal volvió a hacerse presente pero esta vez para diagnosticar las razones de un deceso que podría haberse evitado. El dato oficial dirá que el chef español murió producto de una "bronco aspiración", sin embargo, también habrá que suponer que su luz terminó por apagarse por obra y gracia de la negligencia humana.

El médico seguidor de Messi

El trágico caso del chef español recordó a más de uno lo ocurrido el año pasado en el hospital Joaquín Castellanos, de General Güemes, donde un médico traumatólogo fue apartado de su cargo luego de hacer esperar por varios minutos a un paciente porque seguía de cerca el partido de fútbol entre el Barcelona de Messi y el PSG por la Champions League.

Desocupado, no pudo volver

En Paraguay había declarado que no tenía recursos para volver. Durante el 2013, en Paraguay, en una página web López Sequera declaró que quedó sin trabajo y no tenía recursos para regresar a España. Según señaló en esa oportunidad, llegó al vecino país en 2012 para trabajar como chef en Coronel Oviedo, un bar español. A los cuatro meses perdió su puesto laboral tras algunos inconvenientes. "Desde entonces, como no tenía dinero para irme, busqué trabajo y pedí ayuda a la Embajada (de España), al Consulado y a Migraciones", había señalado López.
Al cabo de algún tiempo, tras las declaraciones del chef español, el oficial consular Víctor Maldonado salió a certificar que el hombre nunca se había presentado en la Embajada para pedir ayuda y que desconocían sobre su caso. Frente al malogrado paso por tierras guaraníes, López habría decidido trasladarse a la Argentina, donde al cabo de algunos años y frente a un presunto estado de abandono habría sido una nueva víctima de la perversidad del sistema.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...