Cuando nos lanzamos a decorar nuestra casa se suelen cometer errores catalogados como "de principiantes" en cuanto a las elecciones, ambientación y decoración de nuestro hogar. La clave: respetar ciertas reglas para conseguir una casa armoniosa.
A continuación te enumeramos los errores más comunes según los expertos decoradores de interiores y diseñadores, para evitarlos a la hora de ponernos manos a la obra.
Dejar que otras personas decidan por vos: Nunca dejés que otra persona decida acerca de algún detalle de tu decoración, a menos que sea tu pareja o un decorador profesional. Tu casa es tu hogar y como tal debe ser decorado con tus gustos, y no con los de otras personas. Tené en cuenta las ideas que otras personas te ofrezcan, pero solo úsalas si las adorás.
Elegir la pintura primero: Nunca escojás el color de pintura para tu hogar antes que las decoraciones. Con tantos colores diferentes de pintura para elegir solo estás perdiendo tu tiempo, ya que cuando te decidás por otros accesorios probablemente ese color que escogiste ya no sea el que combine mejor. Tampoco cometás el error de comprar grandes cantidades de pintura basándote en la etiqueta de muestra. Comprá el recipiente más pequeño y pintá una parte de la pared. Luego, con luz natural, decidí si es el color para vos.
Usar diferentes estilos por toda tu casa: Es verdad que no necesitás decorar tu hogar todo con el mismo estilo, pero tu casa tampoco debe ser una muestra de todos los estilos de decoración existentes. Evitá decorar una habitación con el estilo minimalista, otra con el estilo rústico y otra con el estilo oriental. Si querés usar diferentes estilos, tratá de elegir algunos que sean parecidos y mantené algunos elementos en común, como el esquema de colores.
Comprar cosas que no amés: Así como la ropa, nunca comprés muebles o accesorios que no amés. No basta con comprar un sofá solo porque te gusta el color, también asegurate de que sea del tamaño perfecto para tu living, que sea cómodo y que, por ejemplo, no se ensucie fácilmente si tenés hijos pequeños. Pensá seriamente antes de comprar algo para tu hogar, y asegurate de que cumpla todas las funciones necesarias para tu situación.
Poner todos los muebles contra la pared:
Evitá poner todos los muebles contra la pared, ya que esto convertirá a tu hogar en un espacio aburrido y sin estilo. Creá un espacio que fluya poniendo los muebles de manera que las personas en tu hogar puedan compartir. Así tu casa tendrá calidez y se verá más cómoda.
Comprar muebles de mala calidad: Este consejo es simple, no comprés muebles de mala calidad si querés que te duren años. Buscá ofertas, usá cupones y comprá en días especiales para ahorrar. No te decidás por algo barato de mala calidad, o te terminará costando más en el futuro.
Quedarte con algo por obligación: Esa mesa que te regalaron tus padres cuando te casaste te salvó la vida, pero no es necesario que la tengás por veinte años. Solo mantené artículos en tu hogar que te gusten y que sean parte de tu decoración. No te sintás obligado a quedarte con algo solo porque fue regalado o por otra razón.
Gastar en cosas innecesarias: No hay razón para gastar miles de dólares en una pieza de arte, a menos que tengás los fondos para hacerlo. Las decoraciones de menor precio también le darán a tu hogar un buen estilo y comodidad. Tampoco gastés en un artículo que está de moda este año, ya que el año que viene se verá fuera de estilo. Invertí en piezas clásicas o en versiones baratas de lo que está de moda, ya que probablemente no lo usaras por mucho tiempo.
Elegir colores que no combinen: No forcés la combinación de colores o texturas. Decidí muy bien los esquemas de colores que usarás en tu hogar. También tené en cuenta cómo te hacen sentir ciertos colores. Si querés relajarte, una habitación anaranjada probablemente no es la mejor opción.
Tener tu hogar desordenado: Si tu hogar está desordenado y con cosas tiradas por todos lados nunca se verá bien, no importa cuánto hayas invertido. Hacé el esfuerzo de mantener tu casa ordenada si querés que se vea bien.
No dejar zonas de paso: Sobreamueblar habitaciones puede parecer muy bohemio, pero también contribuye a crear una sensación opresora que nos impide relajarnos en casa. La regla más sencilla que se debe seguir es dejar siempre 90 cm alrededor de los muebles para poder pasar cómodamente, abrir puertas o cajones, etc.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora